agua_abedul

El agua de abedul está de moda: ¿cuáles son sus propiedades?

Te contamos, con la ayuda de Meritxell Martí, qué beneficios puede aportarte esta bebida

by hola.com

Si has oído hablar, o incluso te has hecho fan, del agua de coco, vamos a hablarte de otra bebida que puede convertirse en tendencia. No es una desconocida, pues lo cierto es que el agua de abedul se ha tomado desde hace siglos en el norte de Europa, en Escandinavia, así como en el Este europeo y Rusia, y también en algunas zonas del norte de China. Se trata, sobre todo, de un producto clásico en los países nórdicos. Sin embargo, es ahora cuando se ha puesto muy de moda en Estados Unidos y en Europa. ¿El motivo? Como nos explica nuestra colaboradora Meritxell Martí, se suele recomendar en terapias para adelgazar o detox, junto a zumos o batidos. Hemos querido contar con su opinión de experta para que nos hable de esta bebida.

 

¿Qué es?

El agua de abedul es rica en savia del abedul. De hecho, el agua la filtran directamente los árboles, por lo que, en consecuencia, hablamos de un filtro absolutamente natural. Los árboles absorben nutrientes en la tierra y es en su savia donde encontramos estos nutrientes que pasan al agua de abedul, que es rica en macronutrientes como minerales, potasio y antioxidantes, baja en azúcares, y tiene un sabor dulce (se nota que es un agua que proviene de la madera).

 

¿Cómo se extrae?

Se trata de extraer la savia de las diferentes variedades de abedul, tanto el plateado como el americano dulce. Se hace de forma natural, añadiendo una especie de cateter en el tronco del árbol. Se puede recoger con vasos en la base del tronco haciendo un pequeño corte o desde las mismas ramas. Esta extracción no daña para nada al árbol. Solo se puede extraer durante una noche al año de cada árbol. Este proceso sólo se puede hacer al principio de la primavera, cuando está en pleno desarrollo y la savia aporta nuevos nutrientes a las hojas y las ramas para su crecimiento.

¿Para qué sirve?

Se le atribuyen bastantes acciones, tanto curativas como preventivas. Entre ellas está el efecto detox, por lo que es recomendable como opción depurativa en problemas hepáticos. También se usa en caso de resfriados, problemas pulmonares, dolores de cabeza, problemas de seborrea o eczemas. Algunas personas lo utilizan para reducir la celulitis, pues, al ser además de depurativa y algo diurética y drenante, ayuda a eliminar toxinas. De hecho, suele incluirse como un ingrediente más en los líquidos drenantes y diuréticos. Estas propiedades son útiles para la mejora de las infecciones urinarias.

Es, además, un agua rica para la rehidratación, y ayuda a controlar los niveles de colesterol gracias a su alto contenido en saponinas, a diferencia del agua de coco que no las contiene. Por último, ayuda a mejorar el sistema inmune.

 

¿Cómo se toma y en qué dosis?

Se puede tomar fresca directamente del árbol, pues se mantiene bastante tiempo sin estropearse; eso sí, se debe conservar en la nevera. Pero si además se le aplica una ligera pasteurización se puede conservar mucho más tiempo. Como decíamos, tiene un sabor de agua dulce. Se le puede añadir algo de jengibre para que sea más tonificante y ayude a la digestión. Contiene 18 calorías por cada 100 ml de agua, lo que es poco si consideramos que contiene un alto contenido en nutrientes. Químicamente es muy semejante al agua de coco, rica en macro y micro nutrientes, como pueden ser las proteínas, aminoácidos, enzimas, electrolitos y potasio.

Algunas personas también la toman fermentada, por el alto contenido en probióticos que tiene. Al no estar considerado un medicamento, no está establecida la cantidad de agua de abedul que se pueda beber en relación a sus efectos. Sin embargo, deberíamos ser prudentes debido a sus propiedades detox y ligeramente diuréticas si tenemos la presión baja. Meritxell Martí recomienda tomar aproximadamente 100 ml diarios.

 

¿Qué es el azúcar del abedul (el xilitol)?

El xilitol es uno de los componentes del agua de abedul, se trata de un azúcar que tiene, además de propiedades endulzantes, propiedades antisépticas. Éste es otro de los componentes que lo diferencia del agua de coco.

El xilitol se ha utilizado desde hace tiempo en la industria alimenticia como edulcorante, ya que tiene la capacidad de muy poca inducción de los índices de glucemia, y es una buena alternativa al azúcar, en personas resistentes a la insulina y diabéticos. De hecho, el xilitol contiene 40% menos calorías que el azúcar.

Como tiene una estructura similar a la del azúcar, puede ser un buen sustitutivo para elaborar pasteles y alimentos dulces, sin alterar las recetas. El xilitol, a su vez, tiene propiedades antisépticas, es por ello que se añade muy a menudo a chicles, para disminuir la incidencia de caries, reforzar el esmalte y evitar otras infecciones bucales, ya que disminuye la formación de placa en los dientes. También es usado a menudo en pastas de dientes y enjuagues bucales.

Eso sí, el exceso de xilitol puede provocar sin embargo una disminución de la flora intestinal, por lo que deberíamos ser prudentes al tomarlo, pues esta disminución de la flora puede provocar ligeras diarreas. Para contrarrestar este efecto es bueno añadir probióticos.

Un dato extra: se debe tener en cuenta que los perros no pueden tomar xilitol, ya que puede ser muy tóxico para ellos.

Más sobre: