Matilde de Bélgica no puede evitar las lágrimas durante su visita a un hospital

La mano en el corazón y un recurrente pañuelo de papel que llevarse al rostro fueron los 'tics' de una Reina superada por el sufrimiento en su visita al Hospital Militar Reina Astrid

Los necesitados, los niños, las mujeres, los inmigrantes, los refugiados, los enfermos... son la esencia de la agenda de reinas y princesas, la razón de ser de sus actos (oficiales), y su desvelo. Es por eso que no en pocas ocasiones las damas reales se han venido abajo en pleno acto oficial y han estado al borde de las lágrimas, como doña Letizia en el Día Mundial de las Enfermedades Raras, la Duquesa de Cambridge en la campaña de recaudación de fondos de la asociación de Orfanatos de East Anglia o Máxima de Holanda en la localidad de Nieuwegein para acompañar a los miles de familiares y amigos de las 193 víctimas holandesas del avión de pasajeros derribado en el este de Ucrania.

VER GALERÍA

La última que se ha mostrado visiblemente conmovida ha sido Matilde de los Belgas en su visita de ayer al Hospital Militar Reina Astrid, situado en la localidad de Neder-over-Heembeek. La soberana se dio cita en las instalaciones médicas para conocer de cerca la labor de las tropas belgas dedicadas a los servicios sanitarios del Ejército así como el servicio que se ofrece en este centro de referencia para las víctimas de grandes quemaduras en todo el país.La mano en el corazón y un recurrente pañuelo de papel que llevarse al rostro fueron los tics de una Reina superada por el sufrimiento de los pacientes de las diferentes unidades.

No pudo contener las lágrimas al conocer de cerca los casos de varios niños que tienen que hacer frente a las graves secuelas de diversos incendios. Las conversaciones con los padres de los pequeños fueron en algunos momentos desgarradoras, algo que se notó en el semblante de la Reina, muy compungido durante el resto de la visita, y en la danza de sus gestos, fuera de protocolo. De todo corazón.

VER GALERÍA

El prestigioso hospital militar, cuyo nombre hace referencia a la madre de los reyes Balduino y Alberto, es destino habitual de los miembros de la Familia Real belga. Así en abril de 2013, los reyes Alberto y Paola ya realizaron una visita similar a la de la reina Matilde, que tras su recorrido también quiso tener unas palabras con los responsables de la unidad psiquiátrica.

Más sobre: