alberto-belgica

Alberto de Bélgica visita a su mujer, la reina Paola, en el hospital

Paola de Bélgica ha recibido las primeras visitas en el hospital. Los reyes Felipe y Matilde fueron el sábado por la noche a ver a la reina Paola en el Hospital San Lucas de Bruselas, donde la antigua soberana fue operada a última hora del viernes de una fractura de cadera, según indicó ayer Palacio en un comunicado. Horas antes de la llegada de los Reyes de los belgas, habían estado con ella su marido, el rey Alberto, y su hija, la princesa Astrid, que también acudieron en la tarde del sábado al centro hospitalario, uno de los más importantes de la capital europea.

VER GALERÍA

La reina Paola sufrió una caída en su residencia del Castillo de Belvedère, en Laeken. La soberana fue trasladada de inmediato al hospital, donde se constató la rotura de cadera y la necesidad de intervenir quirúrgicamente. Es su segundo tropiezo en menos de dos meses. La reina de 79 años se cayó también el pasado 28 de diciembre, en aquella ocasión el percance tuvo como consecuencia una fisura de vértebra, de la que aún recibe rehabilitación.

Paola de los belgas, Navidad real en el hospital

Paola de Bélgica podría haber sufrido un accidente cerebrovascular

Alberto y Paola de Bélgica, menos reyes y más abuelos

"Una lesión grave"
Según la opinión del jefe de traumatología del Hospital Universitario de Gante, Jan Victor, consultado por el diario flamenco Het Nieuwsblad, la fractura de cadera a la edad de la reina es "una lesión grave". "Uno de los mayores riesgos es que se produzca una infección. Es importante que la operación se lleve a cabo lo antes posible y que el paciente comience la rehabilitación de inmediato", valora el médico, que añade que "sin conocer el caso, parece muy probable que la reina Paola sufra de problemas de coordinación o de descalcificación". Según Victor, la rehabilitación de una fractura de cadera dura al menos seis meses y, en casos de personas de avanzada edad, la recuperación completa no está garantizada.

La reina Paola se vio obligada a guardar un periodo de reposo total en 2015, cuando el Palacio Real anunció que sufría de arritmia cardíaca. Entonces su carga de trabajo disminuyó considerablemente, ya que hacía dos que se había producido el relevo en el trono. Fue Reina consorte de los belgas por su matrimonio con el rey Alberto II hasta su abdicación en su hijo mayor, el rey Felipe, en julio de 2013.

Más sobre: