La princesa Amalia se tuerce un tobillo, su madre, con una conmoción cerebral... el accidentado verano de la Familia Real holandesa

Se espera sin embargo que las dos participen en el posado veraniego que todos los años hacen en La Haya

by hola.com

El posado veraniego de la Familia Real de Holanda ha estado precedido este año por varios percances inesperados. Tal y como informó el programa de televisión RTL Nieuws, la princesa Amalia ha sufrido una torcedura de tobillo, un pequeño accidente que del que no se ofrecieron más detalles. Según precisaron las mismas fuentes al canal, está previsto sin embargo que la Heredera al Trono pueda asistir al posado de la familia, una tradición de todos los años que está programado para hoy viernes 8 de julio. También acudirá la reina Máxima de Holandam tal y como comunicado el Servicio de Información del Estado en una nota enviada esta mañana a los medios.

VER GALERÍA

Porque la mala pata de Amalia se une al accidente que sufrió hace una semana su madre, la reina Máxima, que, a raíz de una caída, sufrió una ligera conmoción que la ha obligado a tomarse unos días de reposo. Según informó el Servicio de Información del Gobierno, sin dar tampoco detalles acerca de las circunstancias del percance, el médico le recomendó descanso. "Deberá tomárselo con calma en los próximos días", añadió el portavoz.

VER GALERÍA

Palacio se limitó a señalar que la Reina sufrió "una caída en Wassenaar", el lugar de residencia de los Reyes de Holanda. Pese a lo ocurrido, participó con total normalidad en la recepción oficial al presidente griego Prokopis Pavlopoulos, acontecida en el Palacio Noordeiende de La Haya. El rey Guillermo habló de cómo se encontraba su mujer tras este incidente. "La Reina tiene que descansar de verdad", declaró. "Ha estado cinco días haciendo su rutina pese a tener conmoción cerebral. Ahora es momento de que de verdad repose, de lo contrario la recuperación puede ser larga", reiteró, aunque añadió que "se encuentra bien".

Con motivo de las vacaciones de verano, los Reyes y sus hijas hacen un posado todos los años en La Haya, una ocasión en la que se pueden ver los gestos más espontáneos de la familia. Las risas, las bromas... un retazo de la naturalidad y espontaneidad de la familia que queda reflejado por la cámara. Este año, el inicio de verano ha estado marchado por la "mala pata", aunque seguro que la sesión de fotos es igual de bonita que siempre.

Más sobre: