monacot

Santa Devota nos concede nuestros deseos: una nueva aparición de Alberto y Charlene de Mónaco con sus mellizos

by hola.com

Este año la festividad de Santa Devota venía cargada de gracias. Y es que a la tradicional aparición de Alberto y Charlene de Mónaco con motivo de las celebraciones de la patrona del Principado se ha sumado hoy por primera vez la de sus mellizos, que añaden así una nueva fecha clave a las ya apuntadas en su incipiente agenda oficial: el Día Nacional, la entrega de regalos en Navidad, el picnic de finales del verano… El príncipe Jacques, heredero del soberano, y la princesa Gabriella, que esta vez no ha dejado a su hermano solo ante el peligro, han debutado en esta cita con un inesperado saludo en el balcón de Palacio, donde a los pies de sus padres han hecho las delicias de los monegascos asomándose entre los barrotes con miradas curiosas y sonrisas traviesas.

La sola presencia de la princesa Charlene junto a su marido, su derroche de elegancia y los numerosos gestos de cariño de la pareja ya habían satisfecho anoche, primer día de festejos, a sus muchos admiradores y habían compensado incluso la ausencia de la Princesa, que podrá acompañar al príncipe Alberto o no en determinados compromisos oficiales, pero que nunca falta a Santa Devota.

VER GALERÍA

Charlene de Mónaco habla de su dura infancia

Gabriella de Mónaco vuelve a dejar al príncipe Jacques 'solo ante el peligro'

En vídeo: Alberto de Mónaco como nunca le habíamos visto con Jacques y Gabriella

Como cada 26 de enero, los Príncipes presidieron el paso de la Virgen, que presenciaron desde los balcones del Palacio, para más tarde ser testigos de una multitudinaria misa en Montecarlo. El matrimonio quiso acompañar un año más la imagen de Santa Devota durante la procesión celebrada en el Principado, como también Santa Devota les acompañó en su gran día (la Princesa le ofreció emocionada su ramo de novia tras su boda). La pareja cumplió con la tradición: prender fuego a un barco de pesca en memoria de un capitán que fue capturado por robar las reliquias de la santa.

VER GALERÍA

En años anteriores, también asistieron a los actos religiosos otros miembros de la familia Grimaldi, como la princesa Carolina con su hija pequeña, la princesa Alejandra. Este año en cambio bastaba por sí sola la imagen de la pareja unida, que bien valía las más de mil palabras del príncipe Alberto a People con las que, tras reconocer haber comprado el regalo de cumpleaños de la Princesa en el último momento -“soy un maestro de compras de última hora”-, ha defendido a ultranza a su esposa, la mejor madre para sus hijos, ante las críticas por su reducida agenda oficial: “Muchos han dicho que la han visto poco en Mónaco, pero la Princesa también se debe a los príncipes Jacques y Gabriella”, declaró a la publicación estadounidense. Nadie esperaba que hoy, segundo día de festejos, fuera todavía a más. En presencias, en elegancia, en cariño.

VER GALERÍA

Más sobre: