Cambios inesperados y todo el 'glamour' de siempre en la última cita de gala de toda la Familia Real sueca

El año se acaba, pero no la elegancia de las damas de la Familia Real sueca. Eso jamás. Junto a los reyes Carlos Gustavo y Silvia, las princesas Victoria, Magdalena y Sofia cierran este 2016 haciendo un alarde de buen gusto en su última cita de gala, la solemne reunión de la Real Academia Suecia que cada año organiza la institución que otorga el Nobel de Literatura en el antiguo edificio de la Bolsa de Estocolmo.

La Heredera llegó del brazo de su marido, el príncipe Daniel, con una espléndida sonrisa, que no sólo desmentía cualquier síntoma de cansancio tras su viaje oficial de tres días a Italia sino que además evidenciaba su felicidad de reencontrarse con los suyos. A su regreso a casa, centró miradas y elogios con un vestido negro con un cuerpo entallado, de cuello redondo y manga corta, y una larga falda de volantes de H&M, que combinó con un bolero de piel, clutch de Alexander McQueen y zapatos de Roger Vivier.

Las anécdotas de los Príncipes herederos de Suecia en su viaje a Italia

Vídeo: Oscar de Suecia felicita su primera Navidad con sus primeras risas

Estelle de Suecia 'desempolva' el vestido más navideño de su madre

VER GALERÍA

A la zaga de su hermana, la siempre exquisita Magdalena de Suecia, que para la ocasión y para las frías temperaturas escandinavas vistió una chaqueta de piel de visón y un vestido negro, el color por excelencia de la elegancia. Coronaban esta creación de By Malina, con cuerpo de trasparencias y falda plisada, los pendientes de brillantes y aguamarinas que lució en la víspera a su boda con Chris O'Neill, con quien finalmente sí acudió a la reunión de la Academia en un inesperado cambio de última hora. La presencia del marido de la princesa Magdalena no figuraba en la agenda oficial y la Casa Real sueca había confirmado su ausencia a algún medio de comunicación local.

Las damas de la Familia Real sueca despliegan su 'glamour' en la noche de los Nobel

Magdalena de Suecia vende su espectacular piso en Nueva York

Trucos de reinas y princesas para estar perfectas

VER GALERÍA

No hay dos sin tres. Y ahí estaba Sofia de Suecia dando ejemplo también de la distinción familiar con una chaqueta de piel de astracán, un vestido de seda en tono berenjena, de Morris Estocolmo, y un clutch negro, de Diane von Furstenberg. Pero a su llegada a la reunión de la Academia en la Bolsa, no sólo destacaron las mejores galas de los Bernadotte, también la alegría de todos y las manos entrelazadas de los príncipes Carlos Felipe y Sofia que gritaban a los cuatro vientos sin una sola voz lo enamorados que están, apenas año y medio después de su Boda Real y ochos meses de su paternidad.

FOTOGALERÍA: Sus primeras Navidades en casa

¿Recuerdas el discurso de boda de Carlos Felipe de Suecia? Ahora podría escribirlo la hermana de Sofia

Carlos Felipe y Sofia de Suecia, protagonistas 'reales' de ‘Esta casa es una ruina’

La Princesa, que el año pasado en este mismo acto estaba a punto de comenzar la última etapa de su embarazo, ahora prepara la primera Navidad de su pequeño, el príncipe Alexander, que se unirá en palacio a sus abuelos, a sus tíos y a todos sus primos, los príncipes Estelle y Oscar y los príncipes Leonore y Nicolas, que ya suman una mano. Tanta felicidad no puede ser sino fuente de belleza.

VER GALERÍA

Más sobre: