sara-ig

Los detalles de la escapada de Sara Carbonero e Iker Casillas con su 'familia portuguesa'

La pareja ha disfrutado, junto a sus dos hijos y a un grupo de amigos, de un fin de semana rural en un rincón pintoresco de la geografía española

by hola.com

Sara Carbonero se ha propuesto en serio eso de exprimir al máximo cada momento y celebrar hasta lo más pequeño. Desde que hace poco más de tres semanas recibiera la mejor de las noticias desde que fue sometida a una intervención para atajar el tumo de ovario del que había sido diagnosticada, la esposa de Iker Casillas tiene claro el lugar en el que ha fijado su mirada y sus metas: el futuro. Así, no deja de compartir y atesorar momentos con su familia, con sus amigos y con todos sus seres queridos. Las buenas noticias hay que festejarlas y si es junto a la gente que uno quiere, mucho mejor. Por ello, la presentadora cogió a su familia y a un grupo de amigos y, ni corta ni perezosa, hizo las maletas para disfrutar de una inolvidable escapada de la que ahora conocemos todos los detalles.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

El pasado sábado la veíamos en el campo y rodeada de niños y es ahora cuando sabemos el destino elegido por las parejas de amigos -y sus respectivos hijos. que acompañaron al matrimonio: la Sierra de Francia. Concretamente, el grupo disfrutó de unas jornadas al aire libre en la provincia de Salamanca (Castilla y León), donde se dejaron conquistar por uno de los municipios, a buen seguro, más bonitos de la geografía española: La Alberca. Se trata de un enclave que allá por la década de los años 40 fue el primer pueblo que recibió la declaración de Conjunto Histórico-Artístico.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Entre los amigos de Iker Casillas y Sara Carbonero se encuentran algunos de los jugadores que han residido en Oporto y que formaban parte, junto con sus parejas, de la pandilla española en la ciudad: Adrián López, Oliver Torres, Alberto Bueno o Iván Marcano. De ahí que una de las fotografías que se tomaron la denominaran 'Lo que Porto unió'. El grupo, que suele quedar con asiduidad, no solo paseó por las calles de La Alberca, sino que también se acercó hasta Mogarraz, un municipio de lo más original cuyas casas están adornadas por cuadros que retratan a personas que viven o vivieron allí -hay un total de 388-.

Pura paz y naturaleza: el fin de semana de desconexión en familia de Sara Carbonero

VER GALERÍA

VER GALERÍA

En esta localidad se detuvieron precisamente para disfrutar de la gastronomía de la zona. Lo hicieron, según ha podido saber HOLA.com, en el restaurante Mirasierra, un negocio familiar -actualmente va por la segunda generación- especializado en platos tradicionales, aquella que caracterizaba a la cocina de las madres y las abuelas. Formado por tres salones con capacidad para 150 comensales, el local cuenta con una decoración vintage y unas espectaculares vistas a la Sierra de Béjar.

Sara Carbonero hace una 'pausa' para disfrutar del momento en el campo y rodeada de niños

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Sara Carbonero, Iker Casillas y sus amigos también pasaron por la Abadía de los Templarios, un impresionante complejo turístico de más de 100.000 metros cuadrados que está rodeado por la Sierra de Francia y por el Parque Natural de las Batuecas. De estética medieval, el alojamiento está construido con materiales autóctonos como la piedra de granito, la madera, la forja, el ladrillo rústico, cales y pigmentos. Sus bóvedas, torres y vidrieras son quizá uno de los principales atractivos cuando uno atraviesa las puertas de este pintoresco lugar.

VER GALERÍA

A juzgar por sus palabras, lo cierto es que al matrimonio Casillas Carbonero le encantó esta escapada entre amigos. "A los que nos gustan los pueblos sabemos apreciar las sensaciones que se envuelven en ellos. Un pueblo espectacular. Muy bonito. #hastalaproxima #laalberca #salamanca", escribía hace apenas unos minutos el guardameta en un intento por resumir y rememorar este fin de semana en uno de los rincones con más encanto de Castilla y León.

Loading the player...

Los cuatro años de Iker Casillas y Sara Carbonero en Oporto