Cayetano Martínez de Irujo con Bárbara Mirjan y su hija Amina

Hace seis años del fallecimiento de la duquesa de Alba

Cayetano Martínez de Irujo recuerda a su madre en el aniversario de su muerte y lima asperezas con su hermano Carlos

Tras la misa en memoria de Cayetana, ha contado cómo está la relación con el actual duque de Alba después de mantener una larga conversación

by L.F.S.

Hace ya seis años del fallecimiento de la duquesa de Alba, pero su recuerdo sigue imborrable para sus familiares y amigos. Su hijo Cayetano Martínez de Irujo ha vuelto a organizar la misa que cada año, por el aniversario de su muerte, se celebra en la iglesia sevillana de la Hermandad del Cristo de los Gitanos, donde reposan las cenizas de su madre. También estaba previsto que se homanejeara su memoria con un servicio religioso en el Palacio de Liria, pero ese acto fue finalmente suspendido. Acompañado por su pareja, Bárbara Mirjan, y su hija Amina, el conde de Salvatierra ha respondido a las preguntas de la prensa a la salida del templo hispalense, situado cerca del Palacio de Dueñas, y ha contado cómo ha sido la última conversación que ha mantenido con su hermano Carlos, actual duque de Alba. 

Cayetano Martínez de Irujo, un padre satisfecho: 'A mis hijos les he dado la confianza que a mí no me dieron'

Loading the player...

"Hablamos porque yo tenía claro que, como todo en la vida, para arreglar las cosas hay que sentarse y hablar a fondo. Estuvimos dos horas y media hablando el domingo", ha explicado Cayetano sobre su conversación en la que parece que ha conseguido acercar distancias con el jefe de la Casa de Alba. "Hay que pasar página y cada uno dijo todo lo que tenía que decir, cómo se hacen las cosas y ya está. Es el Duque De Alba. Yo siempre estuve al servicio de él", ha asegurado tras la emotiva misa, celebrada en la tarde del viernes, con la que cada año se emociona al recordar a su madre: "Que venga quien quiera venir, quien sienta venir, y bueno pues aquí estamos todos los años. Y es que luego la misa es tan bonita".

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Al igual que los últimos años, ninguno de los hermanos de Cayetano ha asistido al oficio, aunque Eugenia Martínez de Irujo ha recordado a su madre con una imagen de su juventud que ha compartido con sus seguidores. No han faltado los grandes amigos de la inolvidable duquesa de Alba, Carmen Tello y Curro Romero, que caminaba ayudado por un bastón. Según ha contado su mujer, "tenía un poquillo de miedo al salir de casa", teniendo en cuenta la situación sanitaria, pero finalmente, a sus 87 años, no ha querido perderse un acto tan significativo. Las restricciones derivadas de la pandemia no han puesto nada fácil la asistencia. En esta ocasión, el viudo de la duquesa, Alfonso Díez, con el que Cayetano mantiene una excelente relación, no ha podido estar presente como en años anteriores. 

VER GALERÍA

VER GALERÍA

En cualquier caso, la homilía, tal y como ha afirmado el jinete, ha sido tan emotiva como de costumbre. Como es habitual, ha estado oficiado por el sacerdote Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp, gran amigo de la familia Alba, confesor personal de la difunta Cayetana y el encargado de casar, el pasado 6 de octubre de 2018, a Fernando Fitz- James Stuart con Sofía Palazuelo en el Palacio de Liria de Madrid. "A mí no se me olvida pero te recuerda que cuando una persona ha sido tan grande y ha hecho tanto pues merece más la pena", ha comentado emocionando el duque de Arjona. 

A pesar de las ausencias, su pareja y su hija han estado arropando en todo momento a Cayetano Martínez de Irujo después de un año complicado en el que al distanciamiento con sus hermanos tras la publicación de sus memorias, se suma que tuvo que ser intervenido por décima vez de una obstrucción intestinal, se rompió varias costillas y una mano mientras competía en un concurso ecuestre y sufrió una infección en África que le llevó de nuevo al hospital. Ahora, afronta con resignación estos tiempos de pandemia y no puede evitar pensar cómo lo habría vivido su madre: "La gente lo está pasando muy mal, extremadamente mal y yo soy muy empático con eso. La mayoría de las personas no tienen recursos y es muy grave lo que estamos viviendo. Mi madre lo habría pasado muy mal".  

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie