kim-kardashian-maquillaje-natural

'Micro-concealing', la técnica de Kim Kardashian para lucir una piel bonita con menos maquillaje

Su maquillador explica cómo corregir las imperfecciones y mantener el rostro natural

by si hola.com

Aunque los looks de maquillaje de Kim Kardashian suelan destacar por ser muy elaborados, su maquillador de cabecera ha desarrollado una técnica con la que conseguir justo lo contrario: una piel de aspecto casi perfecto utilizando la menor cantidad de producto posible. Gracias a su trabajo con la celebrity, Mario Dedivanovic se ha convertido en toda una institución en el sector de la belleza y suele compartir muchos trucos con sus fans como el limpiador que siempre utiliza sobre la piel de Kim antes de comenzar a trabajar. Ahora, el experto ha hablado con una publicación especializada del micro-concealing o la forma de camuflar las imperfecciones del rostro con un acabado muy natural.

Micro-concealing va de celebrar tu piel naturalmente bonita”, explica Dedivanovic a Byrdie. Para llevarla a cabo, lo más importante es un corrector en un tono lo más cercano posible al del propio rostro: “Se usa para camuflar con precisión granitos o manchas con una pequeña cantidad de producto y un pincel”. Para empezar, se aplica una pequeña cantidad del corrector solo en los lugares en los que se necesite y se difumina con la ayuda del pincel sin ejercer mucha presión, solo con suaves movimientos. Por último, se pasan suavemente las yemas de los dedos por encima para terminar de fundir por completo el cosmético.

El resultado se parece mucho al de haber nacido con una piel naturalmente perfecta con un acabado fresco, ideal para la llegada de los meses de verano en los que se busca un maquillaje más ligero. Los correctores favoritos del experto para practicar el micro-concealing son Flawless Fusion Ultra Longwear Concealer de Laura Mercier o Perfectionniste Concealer Palette de Surratt Beauty. Para encontrar el tono perfecto, Mario recomienda probar diferentes opciones frente a una ventana para dar con uno lo más parecido posible al del rostro… y, si no, mezclar diferentes colores hasta encontrar el tuyo.