amaia-salamanca

Los beneficios que no conocías del champú azul, el secreto de las melenas rubias más bonitas

Los expertos nos explican cómo sacarle todo el partido a este producto capilar

by hola.com

Dentro del enorme abanico de productos que tienes a tu disposición para ayudarte a presumir de melena, encuentran un hueco cada vez más grande los llamados champús azules y violetas. Es muy posible que ya te has encontrado con ellos y dudas a quién benefician, cómo deben usarse y cuáles son sus propiedades. Vamos a ponértelo fácil, aclarando algunas de las dudas principales con respecto a este producto con ayuda de los expertos, empezando por la más básica: ¿qué tipos de cabello se benefician de su uso? "Los champús con pigmentos azules o violetas son un cuidado básico e imprescindible tanto para los pelos con canas como para los rubios claros o platinos”, nos cuenta el peluquero Eduardo Sánchez, resumiéndonos aquellos que más se benefician de su uso.

. “Uno de los usos más conocidos de este producto es su función como matizante para melenas teñidas de rubio que han adquirido un tono amarillento o anaranjado por el desgaste del tinte. Gracias a su composición formada por tinte semipermanente a base de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) es el único que puede eliminar el color naranja tras una decoloración. También sirve para matizar las canas que se han vuelto amarillentas a debido a la oxidación del cabello. Y también es un producto especialmente interesante para aquellos que están en contacto con el cloro de la piscina o el agua del mar”, añade por su parte Valeria Costa, de Aquarela Peluqueros. "Devuelve el color original a tu melena y matiza esas tonalidades que tiran al naranja o amarillo. El pelo tiende a esos colores por varios factores: el efecto de los químicos de lavado sobre el tinte, la exposición al sol, los hábitos de higiene capilar o incluso la salinidad del agua", cuenta por su parte Nicoleta Vlad, directora creativa de Nikol Beauty Coslada.

Lee también: Cinco errores que las españolas cometemos al elegir un champú

Objetivo: evitar que el cabello amarillee

“Es fundamental para evitar que tanto la cana como el rubio amarilleen. Además de los champús, existen mascarillas o acondicionadores (como el último lanzamiento de Leonor Grey Soin Repigmentant). Dependiendo de cada producto, hay que seguir el modo de uso, que además indicará la frecuencia de uso, normalmente suelen ser dos o tres veces por semana. En caso de lavar el pelo con mayor frecuencia, entre medias es recomendable utilizar un champú suave y sin sulfatos", nos comenta. Coincide Valeria Costa, que apunta que “se trata de un producto de uso ocasional. Es decir, dependiendo del nivel de oxidación y de la tonalidad se debe aplicar una vez a la semana o cada diez días. Es importante recalcar que las indicaciones no deben ser generales y siempre va a depender de cada cabello”. Ahora bien, la experta de Aquarela Peluqueros matiza que no se recomienda su uso en casos de pelos muy castigados, secos o deshidratados, porque el grado de porosidad es muy alto y el resultado puede ser un tono azulado o grisáceo.

¿Se ven pronto los resultados?

“Uno de los principales errores que se cometen con un champú matizante es pensar que con el primer lavado obtendrás los resultados esperados. Se trata de un producto que debe ser usado con paciencia”, nos explica Valeria Costa. "El proceso puede tardar varios lavados hasta lograr el color deseado. Con un solo lavado difícilmente se tienen los resultados deseados por lo que hay que insistir un poco más hasta dar con el rubio perfecto", coincide Nicoleta Vlad. "Usa el champú azul en el segundo lavado, el primero hazlo con tu producto habitual. Aplica una generosa capa sobre la melena pero no frotes, masajea suavemente y déjalo actuar de 5 a 10 minutos", añade la experta, quien recomienda, además, utilizar guantes. "El champú azul deja restos de su pigmentación por toda la ducha, incluso en tu piel, uñas y manos. Por ello, la mejor opción es aplicarlo con guantes y si no se dispone de ellos, lavar inmediatamente las manos", cuenta Nicoleta Vlad. 

¿Y después de usarlo? “Al tratarse de un champú que contiene químicos que resecan el cabello es importante hidratar bien el pelo después de usarlo para evitar que la hebra se rompa y mantener el brillo”, nos dice Valeria Costa. ¿La solución? Aplicar una mascarilla hidratante en la melena húmeda y deja reposar al menos treinta minutos para que absorba bien todos los ingredientes. "Tras el lavado con este producto asegúrate de hidratar bien el pelo ya que este tipo de champús tienden a resecar mucho la melena dándole un aspecto áspero y apagado", coincide Nicoleta Vlad.