Tipo: Verduras

Nº de Personas: 4

Ingredientes:

1 lámina de masa de pizza de 250 g

250 g de espárragos verdes finos

1 calabacín amarillo

125 g de queso parmesano

75 g de piñones

80 ml de aceite de oliva virgen extra

2 c.s. de ramitas de eneldo

sal y pimienta

Preparación:

Tostar los piñones en una sartén antiadherente y reservarlos.

Lavar los espárragos, cortar un tercio en tiras longitudinales, trocear el resto y reservarlo.

Cortar las puntas al calabacín, lavarlo y cortarlo en rodajas finas.

Cortar en tiras finas 50 gramos de queso, trocear el resto y echarlo en el vaso de la batidora con los espárragos troceados, los piñones, el aceite y una pizca de sal y de pimienta y triturar.

Mezclar con la mitad de las ramitas de eneldo y reservar.

Precalentar el horno a 200º.

Estirar la lámina de masa, cortar 4 círculos con un diámetro de 12 cm y ponerlos en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado.

Repartir por encima las rodajas de calabacín en forma de rosetón.

Cubrir con el pesto preparado, las tiras de espárrago reservadas y las tiras de queso y meter al horno a 210º de 12 a 15 min, hasta que se doren los bordes

Presentación: 

Repartir las minipizzas en los platos, decorar con el resto de las ramitas de eneldo y acompañar con el pesto sobrante servido en salsera.