COCINA  /  RECETAS
Tarta de manzana
 / 
clock 01:40 | easyFácil

Tarta de manzana

6 COMENSALES
¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Recetas de tartas de manzana hay cientos. Esta que te proponemos es una de las más clásicas: hacemos una base de pasta brisa, para la que sólo necesitamos mantequilla, harina y sal y el relleno lo preparamos con manzana y otros ingredientes que aromatizaremos con canela y nuez moscada. Puedes tomarla tanto templada como fría.

Para la base
  • 250 g de Harina
  • 1 cc de Sal
  • 150 g de Mantequilla cortada a cubitos
Para el relleno
  • 150 g de Azúcar blanco
  • 30 g de Harina
  • 0.5 cc de Canela molida
  • 0.5 cc de Nuez moscada
  • 6 ud de Manzana grandes, peladas y cortadas (Reinetas, por ejemplo)
  • 20 g de Mantequilla
  • Harina para trabajar la masa
  1. 1.

    Tamiza la harina y la sal en un bol grande. Agrega la mantequilla y mezcla con un tenedor o raspador de masa hasta que la mezcla se asemeje a pan rallado.

  2. 2.

    Añade 4-5 cucharadas de agua fría y amasa hasta que tengas una masa firme y maleable. Echa harina en una superficie para que la masa no se pegue y forma dos bolas de igual tamaño. Envuélvelas en film transparente y deja reposar durante 30 minutos. Pela las manzanas, quita las semillas y trocéalas.

  3. 3.

    Calienta el horno a 200°C.

  4. 4.

    Mezcla el azúcar, la harina, la canela, la nuez moscada y una pizca de sal. Incorpora esta mezcla a las manzanas removiendo para que se impregnen bien.

  5. 5.

    Extiende con un rodillo las dos bolas sobre una superficie enharinada, dales un tamaño ligeramente mayor que el tamaño del molde. Toma la medida poniendo el molde encima de la masa, recorta los bordes sobrantes con un cuchillo y envuelve el rodillo con la masa para ponerla en el molde. Presiona suavemente la masa para que quede bien pegada al recipiente.

  6. 6.

    Añade la mezcla de manzana y coloca los trozos de mantequilla sobre la parte superior. Pon encima la otra capa de masa estirada. Enrosca los bordes juntos, usando el mango de una cuchara de madera. Perfora la parte de arriba y decora como prefieras empleando los trozos de masa restante (por ejemplo, con formas de hoja).

  7. 7.

    Cubre con papel de aluminio y hornea el pastel en el horno durante 40-50 minutos hasta que este dorado. Retira el papel de aluminio cuando queden 15 minutos y vuelve a meter en el horno.

  8. 8.

    Deja enfriar en una rejilla antes de servir. Templada con una bola de helado de vainilla es un postre absolutamente irresistible.