COCINA  /  RECETAS
Helado de tarta de queso en Thermomix
 / 
clock 06:00 | easyFácil

Helado de tarta de queso en Thermomix

6 PORCIONES
¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

El helado de tarta de queso en Thermomix es sencillamente particular y exquisito. Ahora que se acerca el verano, nada mejor que preparar una receta fresca, sencilla y rápida para sorprender a tus invitados. Una de las más deliciosas es el helado de tarta de queso en Thermomix, también conocido como 'helado de cheesecake', un postre refrescante con el que conquistarás a los tuyos. Se trata de una receta muy fácil de preparar y con ingredientes que a buen seguro tienes en casa. Además, con la Thermomix se elabora muy rápido, convirtiéndose posiblemente en el postre estrella para tu cena con amigos y familia.

  • 250 g de Queso cremoso
  • 400 g de Nata para montar
  • 150 g de Azúcar blanco
  • 200 ml de Leche
  • 100 g de Mermelada de fresa
  • 10 Galletas tipo María
  1. 1.

    Monta la nata con el azúcar y reserva la mezcla en un bol grande. Se puede montar en la Thermomix a velocidad 3 y medio durante 3-4 minutos teniendo cuidado de que no se pase.

  2. 2.

    Posteriormente, mezcla el queso crema y la leche en la Thermomix durante 30 segundos a velocidad 4. Remueve bien para que no queden grumos de queso.

  3. 3.

    Añade a mano la nata montada con movimientos envolventes para que no pierda el aire.

  4. 4.

    A continuación, deja la mezcla enfriar en el frigorífico durante unas 4 horas si vas a elaborar el helado sin heladera. Si se prepara con heladera, se puede pasar directamente al congelador. Cada 30 minutos se saca y se remueve para que no se formen cristales de hielo y quede un helado cremoso. Este proceso se repite 3-4 veces.

  5. 5.

    Una vez que tienes la mezcla y la base de la heladera fría, mezcla durante unos 40 minutos. Después, añade las galletas troceadas y se deja 2 minutos más.

  6. 6.

    Viértelo todo en el recipiente que vayas a usar para congelar y añade la mermelada removiéndola un poco antes para que no quede espesa ni con grumos. La mermelada también puedes añadirla sólo cuando lo vayas a consumir y añadir la cantidad que más te guste o la mermelada que prefieras.

  7. 7.

    Finalmente, tan solo quedaría servir este helado tan característico en unas copas, en unos cuencos de cristal e incluso, en un bol cualquiera o una tulipa de barquillo. Lo más recomendable es tomar este helado cuando no esté muy congelado. En ese momento, se podrá apreciar mucho mejor su sabor y su cremosidad.