Color y creatividad. Eso te pedimos a ti. Nosotros desvelamos los secretos profesionales, las mejores coberturas y los ‘tips’ más básicos para triunfar con estas pequeñas creaciones reposteras

By

Si la levadura se ha convertido en estas últimas semanas en la piedra filosofal de los supermercados -esa herramienta que nos puede dar la felicidad, pero que se agota a primera hora-, a nosotros no nos preocupa. Porque el postre que te proponemos hoy no la necesita. En su defecto, te vamos a pedir dos cosas: color y creatividad. Y que llames a los más pequeños a la cocina, porque el plan es perfecto para pasar una larga tarde en familia, empezando por elaborar estos dos dulces en tamaño mini y terminando por devorarlos con una buena taza de té o café. Más lo primero, acordaros de que la hora del té ya se había puesto de moda antes de tener todo el tiempo del mundo en casa para disfrutarla.

Para empezar, te vamos a pedir que elijas: cupcakes o galletas. Y, si no eres capaz de decidirte, te recomendamos que empieces por las segundas, que admiten mejor nuestras manos novatas o algo inexpertas en esto de la repostería. Pero, si tienes paciencia, puedes llegar a conseguir un resultado de diez. Porque, con lo que vamos a contarte, no esperamos menos. 

Una vez te has decidido, mira con atención los consejos de experto que hemos recopilado, algunos de ellos comunes a ambas creaciones y otros mucho más específicos. Así que, si tienes ya tus moldes, tu rodillo y tu manga pastelera preparada, sigue leyendo. Ten en cuenta que no vamos a decirte qué masa utilizar, eso depende de si eres de mucho chocolate o de un sabor más sutil a vainilla, de harinas sin gluten o de copos de avena, tan solo vamos a guiarte en el paso final: su decoración.

Mira cómo preparar buttercream paso a paso en este enlace

Consejos para decorar cupcakes y galletas

  1. Una regla vital es que, seas de cupcakes o de galletas, tanto en la preparación de la masa como en su decoración, los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que la receta nos indique específicamente lo contrario.
  2. Si la receta nos pide aceite de oliva, escoger uno suave, con un 0,4 % de acidez, o sustituirlo por un aceite de girasol, de maíz o de canola. Recuerda que, en ningún caso, el sabor de la decoración ha de ser más intenso que el de la propia masa.
  3. Alíate con las emulsiones (mezclas de ingredientes líquidos), que son perfectas para decorar todo tipo de elaboraciones en el horno, como los cupcakes o galletas, ya que su sabor no disminuye cuando se calienta.
  4. Si tu decoración te exige el uso de chocolate, asegúrate de templarlo antes, para que quede brillante y endurezca correctamente.
  5. Si quieres utilizar flores naturales para decorar, hazlo justo antes de preparar tus postres, asegurándote previamente de que son aptas para alimentos y que no contengan elementos tóxicos. Además, protege su tallo con papel de aluminio, para que no esté en contacto directo con el postre.
  6. Utiliza colorantes en pasta o gel para no modificar la consistencia de tus preparaciones, pero consiguiendo colores llamativos sin añadir una gran cantidad de producto.
  7. Las boquillas más versátiles son las de estrella -abiertas o cerradas- y las redondas -lisas y dentadas-, aunque hay infinidad de dibujos que puedes ir sumando a tu caja de herramientas reposteras.
  8. Si seguimos hablando de de herramientas, un pincel de silicona es una de las más útiles y en la que sí te recomendamos invertir, te facilitará mucho la creación de figuras. Eso sí, practica antes sobre un plato liso o un trozo de papel vegetal.
  9. En cuanto a los cupcakes, antes de ponerte a decorarlos, es importante que los dejes reposar unos minutos al sacarlos del horno, en la propia bandeja, para pasarlos después a una rejilla, donde terminarán de enfriar. En este momento, ya están listos para vestirse. Ten en cuenta que, si no, el resultado será catastrófico y tu cobertura no se sostendrá.
  10. Si nos hemos pasado con la masa en nuestros cupcakes, podemos cortar su superficie con un cuchillo y taparlo con nuestra cobertura sin problema. Es más, te animamos a hacerlo, el resultado final será mucho más visual y bonito.
  11. No utilizar demasiado azúcar. Como bien nos recomienda Pamela Rodríguez, “es recomendable que la textura y el sabor del cupcake sean homogéneos”. Por eso, habría que evitar que el fondant, la crema de queso o el buttercream sea más dulce que el resto del bizcocho. 
  12. Elige muy bien tu cobertura, teniendo en cuenta la base de tus galletas y cupcakes. Así, por ejemplo, la glasa real (elaborada a partir de azúcar glas y clara de huevo) se endurece mucho, con lo que necesita bases más bien jugosas, mientras que el merengue, por su parte, es de los que mejor soportan las altas temperaturas.
  13. La nata montada es una de las coberturas más sencillas que tenemos para decorar un cupcake, pero si te atreves a realizarla de manera casera, asegúrate de que tiene un mínimo de 35 % de materia grasa. Además, tanto el bol y las varillas de la batidora, como la propia nata, deberán estar muy fríos. Así la nata montará más fácilmente y quedará más consistente. Y, si bates en exceso, se cortará, por lo que en cuanto veas que ha montado, para. 
  14. Por último, conserva tus creaciones siempre en el frigorífico cuando, por ejemplo, lleven fruta fresca o nata montada, elementos que necesitan frío. Si no, guárdalas en un recipiente hermético a temperatura ambiente.

Receta y decoración de cupcakes y galletas

Y, para ponerlo en práctica, nada mejor que dos recetas, una para cada una de tus prácticas de repostería. Las dos se encuentran en el libro de repostería Postres divertidos de Pamela Sánchez, una auténtica profesional en esto de los dulces en miniatura quien, además, nos ha confirmado algunos de los consejos que ya te hemos dado.

Paso a paso: monstruos de las galletas con sabor a vainilla

Son tan divertidos de ver como de hacer, pues su decoración, aunque nos requiera un poco de maña, al final, es muy agradecida. Son perfectas para cualquier fiesta de cumpleaños.

VER RECETA

Paso a paso: galletas felices

Y estas galletas, aunque también son una buena eleccion para animar cualquier fiesta, son tan fáciles de hacer que querrás llenar cajas y cajas para merendar con tus hijos cualquier tarde.

VER RECETA