Bizcochos, galletas y toda la repostería que se te ocurra (salvo excepciones). Te contamos cómo sustituir este ingrediente en tus recetas más dulces

By

Si eres una persona alérgica o intolerante a cualquier ingrediente, seguro que has tenido más de un problema o, al menos, que cortarte un poco las manos, en el momento de acercarte a los estantes de galletas de los supermercados o llegar a la carta de postres de tu restaurante favorito. Puedes ser intolerante a la lactosa, para el que existen cada vez más opciones, quizás eres una persona celiaca, para los que el abanico de productos sin gluten es cada vez más variado y, además, puede que seas intolerante al huevo. En este caso, el tema de la repostería se complica y las opciones son muy limitadas. Pero no te preocupes, si eres uno de ellos, vamos a explicarte qué es eso de los eggless cakes (pasteles sin huevo) que empiezan a ponerse de moda y cómo hacerlos en casa para que tú también disfrutes de un buen dulce.

Quien dice pasteles, también se refiere a galletas, brownies, bizcochos e, incluso, merengues. Y créenos, te quedarán igualmente deliciosos, con un sabor casi idéntico. Tenemos un banquillo de ingredientes preparado para sustituir al omnipresente huevo. Anota.

Levadura con bicarbonato y vinagre

Sí, aunque te parezca demasiado mezclar bicarbonato y levadura química, esta es una de las mejores combinaciones para sustituir el efecto que consigue el huevo en algunas creaciones. El huevo suele darnos una estructura bastante alta, con una textura espumosa de la crema de nuestro pastel, por lo que necesitamos un extra de altura si prescindimos de él. Te recomendamos esta opción si lo que estás haciendo son magdalenas, cupcakes o cualquier bizcocho que tenga su misma esponjosidad. Eso sí, tienes que tener cuidado con no pasarte con las cantidades, porque pueden pasarte dos cosas: o que tu masa quede demasiado seca o que su sabor sea algo metálico, por el efecto de las burbujas gaseosas que le da el bicarbonato si no se distribuye bien por toda la mezcla. Para evitarlo, dos consejos: 

  • Remueve con energía, pero de manera continua y envolvente.
  • Aumenta ligeramente la cantidad de leche o yogur en la mezcla.

Paso a paso: cupcakes de vainilla

Para esta primera combinación sustituta de nuestro huevo, hemos elegido unos suaves y sencillos cupcakes de vainilla en los que tendrás que eliminar los dos huevos y poner un poco más de levadura química, bicarbonato y una cucharadita de vinagre.

VER RECETA

Plátano y bicarbonato

En algunas otras creaciones, el huevo lo que nos da es simplemente un poco de textura a la mezcla. Algo que puede conseguir un plátano bien maduro. Eso sí, tienen que gustarte. Pruébalo, sobre todo ahora, que a todo el mundo le ha dado por hacer banana bread en casa. Aumenta la cantidad de plátano y añade un poco de bicarbonato, sustituyendo el huevo con la siguiente fórmula: 1 huevo = ½ plátano + ¼ cucharadita de levadura química o bicarbonato.

Paso a paso: banana bread

Te dejamos la receta para que no tengas ni que buscarla. Verás que te queda delicioso. Sustituye los cuatro huevos por dos plátanos maduros más y 1 cucharadita bien colmada de levadura química.

VER RECETA

Semillas de chía o lino y agua

Combinar semillas de lino o chía remojadas en agua puede ser otro de los sustitutos del huevo a tener en cuenta, siendo un perfecto aglutinante y ayudándonos a compactar la masa. Sí que es cierto que ambas semillas se venden secas, pero tan solo tendrás que mantenerlas en remojo un par de horas o, incluso mejor, toda una noche. Además, sus beneficios para nuestro organismo aumentan si se toman machacadas, por lo que pásalas por un molinillo de café o mortero antes de usarlas. Al tener cierto sabor amargo, te recomendamos que las dejes para recetas que contengan chocolate o nueces, por ejemplo.

La fórmula que debes seguir para sustituir el huevo es la siguiente: 1 huevo = 1 cucharada de semillas de lino o ½ cucharada de semillas de chía + 3 cucharadas de agua. Te recomendamos esta opción en brownies o en una tarta de zanahorias.

Paso a paso: brownie de nueces

En este caso, son dos huevos los que necesitas, así que, la noche anterior, haz la suma de semillas y agua que prefieras, dependiendo de si eliges chía o lino.

VER RECETA

Aquafaba

Sí, seguro que te estás preguntando qué es. Parece haberse convertido en un ingrediente mágico, pero no es más que el agua viscosa que resulta después de haber cocinado semillas de leguminosas, como pueden ser los garbanzos. Su capacidad para imitar las propiedades de las claras de huevo en la cocina son sorprendentes y puede reemplazarlas sin problemas en dulces tan ligeros como los merengues. La fórmula es la siguiente: 1 clara de huevo = 2 cucharadas de aquafaba. Por tanto, es la opción perfecta para todos aquellos postres en los que tan solo utilicemos claras de huevo.

Paso a paso: pvalova de chocolate y fresas

Esta ligera tarta utiliza la técnica del merengue para su composición, por lo que es perfecta para que pruebes la aquafaba como nuevo ingrediente de tu recetario dulce.

VER RECETA

Tofu de seda

Éste es, quizás, el ingrediente más difícil de conseguir. De textura suave y muy frágil, se elabora con leche de soja, sulfato cálcico y gluconolactona para espesarlo. Su sabor es muy sutil, por lo que es perfecto para la repostería. Se vende en bloques y se puede usar en aquellas recetas que tengan yogur o suero de leche pues, mezclándose con estos dos ingredientes, consigue la humedad y densidad que necesitamos al eliminar el huevo en, por ejemplo, pasteles tipo mousse.

Paso a paso: mousse de chocolate blanco y plátano

Prueba este sustituto, midiendo la cantidad al principio, pues depende mucho de los demás ingredientes, con este delicioso mousse. Vete agregando poco a poco un poco de tofu de seda hasta que veas que consigues la misma textura que con el huevo.

VER RECETA