Albahaca, aceite de oliva, queso Parmesano y piñones. Son los ingredientes básicos para la elaboración de la salsa pesto. Te mostramos en vídeo cómo hacer la versión clásica y la que lleva tomate seco y varias recetas con este sabroso aderezo de la cocina italiana

By

Hay salsas de la cocina italiana que hemos adoptado en una buena parte del mundo y, sin dejar de reconocer su origen, incorporamos a todo tipo de platos. Es el caso del pesto, un condimento o salsa típica creada en la región de Liguria, cuya capital es Génova -de ahí que muchas veces la encontremos como 'pesto genovés'-. Su aroma y su sabor son inconfundibles y estos vienen dados, en el primer caso sobre todo por la albahaca fresca, y en el segundo también por la mezcla con piñones, queso Parmesano Reggiano, ajo y aceite de oliva.

Todos ellos se trituran para dar lugar a una de las mejores salsas para acompañar a la pasta. De hecho, la palabra pesto viene del genovés pestare, que significa machacar o moler en un mortero, que es la forma tradicional de prepararla, aunque hoy la manera más habitual de hacerla es con una batidora. Mucho más sencillo, rápido y con menos esfuerzo.

Tomando esa fórmula podemos improvisar todo tipo de variaciones, cambiando el fruto seco (en lugar de piñones, nos sirven avellanas, anacardos, avellanas, nueces, pistachos, cacahuetes, etc-, variando la hierba aromática -aunque la albahaca sea uno de sus sellos de identidad-, añadiendo otros elementos -aguacate, tomate, berenjena, espinaca, etc- e, incluso, eligiendo un tipo diferente de queso del Parmesano como el Pecorino o alguno de los muchos -y deliciosos- que tenemos en España. Si no tenemos los ingredientes originales, seguro que en tu despensa encuentras unos excelentes sustitutos con los que hacer esta receta igualemente deliciosas y si son ingredientes muy nuestros, mejor que mejor. 

Te mostramos, en la siguiente vídeo receta, el paso a paso tanto de la opción más clásica como de una versión hecha a partir de tomates secos. Pincha en el enlace o en la imagen ¡y no te pierdas ni un detalle!

Paso a paso: pesto verde y pesto rojo

Loading the player...

Es una salsa con pleno sabor a Mediterráneo, ya que sus ingredientes son típicos de los países que lo conforman. Aunque en el vídeo te mostramos las cantidades que hay que poner de cada cosa, pueden variar según el gusto de cada uno: más o menos fuerte de ajo y/o de queso y albahaca, con mayor o menor cantidad de aceite para conseguir una densidad determinada e, incluso, hay quien le pone un poco de crema de leche o de agua.

Ahora que ya sabes todos los secretos de esta salsa italiana emblemática, te dejamos 7 formas distintas de incorporar el pesto en recetas. La tienes en su versión más clásica, pero también en otras, cambiando y sustituyendo los ingredientes tradicionales. Es ideal para acompañar pastas, pero no solamente. Funciona muy bien con pescados, carnes, pizzas, etc.

Paso a paso: mug cake de queso y pesto

Estamos más acostumbrados a los 'mug cakes' dulces que salados. Esta elaboración, que se hace en una taza al microondas ('mug' en inglés), sin embargo también da muy buenos resultados en salado. Como muestra, te traemos esta receta a base de queso rallado y salsa pesto. ¡Un entrante delicioso para comer con cuchara que no tarda nada en hacerse!

VER RECETA

Paso a paso: ensalada de orzo y pollo con salsa pesto

El orzo es un tipo de pasta de sémola de trigo duro elaborada en Italia y otros países, de cierta similitud con los granos de arroz. Es perfecta para hacer con ella las más deliciosas y variadas elaboraciones. Te proponemos una ensalada que también lleva pollo, tomates cherry y salsa pesto.

VER RECETA

Paso a paso: espaguetis integrales al pesto de achicoria

El pesto tradicional lleva albahaca, queso parmesano, piñones y aceite de oliva. Tomamos la base de la receta de esta salsa italiana pero empleamos achicoria y nueces, que van a aportar a nuestro plato de espaguetis un toque completamente distinto, con matices amargos.

VER RECETA

Paso a paso: mini pizzas de calabacín con pesto de eneldo

Una de las grandes ventajas de estas 'minipizzas' es que para hacerlas empleamos hojaldre ya preparado (lo tienes refrigerado o congelado), lo que nos ahorra mucho tiempo. Son muy fáciles de preparar y puedes ponerles el 'topping' que más te guste. Nosotros elegimos calabacín y espárragos trigueros y las acompañaremos con una salsa pesto casera.

VER RECETA

Paso a paso: albóndigas veganas con pesto de col rizada

Aunque no seas vegano... ¡debes probar esta receta! Se trata de unas albóndigas de berenjena y garbanzos con especias y pesto de col rizada y pistachos. El resultado de este plato será bastante saludable, así que puedes servirlo en una cena sin preocuparte. Sorprende a tus invitados con estas albóndigas veganas, ¡les va a encantar!

VER RECETA

PASO A PASO: PALOMETA CON PESTO DE HIERBAS

 

La palometa es un pescado blanco semigraso que se puede cocinar de las formas más variadas. Aquí te proponemos un papillote que vamos a hornear con un pesto, pero no en la versión tradicional ya que no lleva albahaca ni queso Parmesano. Nuestra particular propuesta lleva piñones y le agregamos varias hierbas aromáticas, semillas y jengibre.

VER RECETA