Todas las claves para hacer la vinagreta básica y muchas otras a partir de ella

Todas las claves para hacer la vinagreta básica y muchas otras a partir de ella

Es el aliño indispensable de una ensalada, pero no solamente. Con aceite, vinagre y sal ya tendrías lista la vinagreta básica, pero esta fórmula se puede enriquecer hasta el infinito (y más allá) para aderezar un sinfin de platos. Aprende las claves definitivas para preparar vinagretas deliciosas y dar a tus recetas el toque más especial

By

Forma parte del abc de las salsas más clásicas de todas las cocinas. La vinagreta es una emulsión, generalmente a partir de un ácido -como vinagre o zumo de limón- y de una grasa que suele ser un aceite vegetal. A partir de esta fórmula básica, las combinaciones pueden llegar a ser infinitas: con hierbas aromáticas o especias, lácteos, frutas, conservas, huevo, frutos secos, encurtidos... ¡Una vinagreta lo admite casi todo!

Su uso más común es como aliño de ensaladas, pero no exclusivamente, porque te puede servir para aderezar cualquier ingrediente tanto crudo como cocinado y, en muchos casos, es la responsable de aportarle, no sólo aroma y sabor, sino el toque especial del plato.

Ingredientes de la vinagreta básica, proporciones y orden

Opta por un buen aceite de oliva virgen extra porque es el mejor para una vinagreta. Tenemos el inmenso privilegio de gozar en nuestro país de la producción más grande y de mayor calidad del mundo, así que ¡aprovecha! Aunque si quieres darle otro toque, podrías hacerla con otros aceites vegetales, como el de sésamo, linaza, nuez, argán, etc.

Hay vinagres emblemáticos que le darán un toque único a tus vinagretas como los balsámicos -especialmente el de Módena-, el de Jerez o el famoso del sushi, hecho con arroz, pero a partir de vino blanco o tinto y de las frutas más variadas, hay una enorme gama de vinagres en el mercado para elegir el que más te guste. 

A la vinagreta básica no le puede faltar un poco de sal. Eso sí, no te excedas con la cantidad. Hay quien opta por no echarle este condimento -sobre todo en el caso de los hipertensos- y le añade especias al gusto.

Respecto a la proporción para disfrutar de la vinagreta perfecta suele ser de 3 partes de aceite por 1 de vinagre y sal al gusto. El orden es echar primero el vinagre y la sal e ir añadiendo el aceite poco a poco, y emulsionando con varilla. Aunque tienes otra opción que es introducir todos los elementos en un frasco, tapar y agitar. ¡La que más te guste! Eso sí, te recomendamos prepararla en el momento, recién emulsionada, y utilizarla inmediatamente para que no se desintegren sus elementos.

Otras vinagretas

A partir de esta receta básica, las posibilidades son inmensas dependiendo del sabor y de los ingredientes que quieras emplear para darle un toque especial no sólo a tus ensaladas sino a cualquier plato. Echa un vistazo a las siguientes vinagretas porque seguro que te que te pueden cuadrar para algunos de tus platos.

Vinagreta balsámica

Mezcla 30 ml de vinagre balsámico, una chalota picada, sal y pimienta recién molida. Añade 100 ml de aceite de oliva virgen extra batiendo ligeramente y... ¡listo!

Vinagreta con hierbas aromáticas y/o especias

Elige la/las hierba/s aromática/s o la/s especia/s que más te gusten (eneldo, albahaca, orégano, tomillo, romero...). Lávalas, sécalas y pícalas. En un cuenco echa 1 dl de vinagre de Jerez, añade las hierbas y/o las especias elegida/s y la sal y mezcla. Ahora, añade 1 dl de buen aceite de oliva virgen extra y emulsiona con la varilla. Otra opción es triturar las hierbas al inicio y luego incorporar el aceite.

Un buen ejemplo de esta clase de vinagreta es la clásica salsa chimichurri que se suele tomar para acompañar las carnes en Argentina, Uruguay o Chile.

Vinagreta de ajo con limón

Mezcla el zumo de un limón, 10 ml de vinagre, 1 cucharadita de mostaza, 1 diente de ajo picadito, sal y pimienta. Añade después 100 ml de aceite de oliva y bate bien.

Vinagreta de wasabi

Mezcla una pizca de wasabi con 1 cucharadita de salsa de soja, 1 cucharadita de salsa ponzu, 2 cucharadas de vinagre de arroz y 100 ml de aceite de oliva. Emulsiona  suavemente con la varilla.

Vinagreta de frutas y/o frutos secos

Selecciona las frutas y/o los frutos secos que más te apetezcan. Pícalos finitos y mézclalos con 1 dl de vinagre de vino blanco, de manzana, de frambuesa... Añade sal al gusto y mezcla. Agrega 1 dl de buen aceite de oliva virgen extra y emulsiona con la varilla.

Vinagreta de mostaza y miel

Echa en un bol sal y pimienta recién molida. Añade 30 ml de vinagre de Jerez, 1 cucharadita de miel, 1 cucharadita de mostaza y  mezcla. Agrega 100 ml de aceite en hilo fino y bate con varillas.

Recetas con vinagretas varias

Ahora que ya tienes las claves para preparar la básica y otras vinagretas, te dejamos una selección de recetas en las que usamos esta maravillosa emulsión que ayuda a realzar todo tipo de platos. Hay ensaladas, sí, pero también pescados, carnes, mariscos, verduras o patatas. ¡No te pierdas ni una y haz clic en cada imagen para ver qué ingredientes llevan y cuál es su modo de elaboración!

Paso a paso: ensalada de patatas, calamar y mejillones con vinagreta de limón

VER RECETA

Paso a paso: alcachofas cocidas con vinagreta de hierbas

VER RECETA

Paso a paso: langosta con crema de berros y vinagreta de mostaza

VER RECETA

Paso a paso: boniato asado con jamón ibérico y vinagreta de miel y granada

VER RECETA

Paso a paso: medallón de bonito sobre lecho de espinacas con vinagreta de remolacha

VER RECETA

Paso a paso: albóndigas de carne y acelgas con piñones y chimichurri

VER RECETA

Paso a paso: bacalao con ensalada y vinagreta de mango

VER RECETA