Diabetes gestacional en el embarazo

Diabetes gestacional: cómo se detecta y qué precauciones hay que tomar

Un experto nos acerca a los aspectos menos conocidos de una enfermedad que afecta a 9 de cada 100 mujeres embarazadas en España.

by si Gtres

La diabetes gestacional es un motivo de preocupación para muchas futuras mamás, que desconocen los efectos que esta tiene durante el embarazo y tras el nacimiento del bebé. Las dudas en torno a este tipo de diabetes, que solo afecta en la dulce espera son, en muchas ocasiones, motivo de consulta por parte de los futuros papás, que buscan extremar los cuidados tanto de la mamá como de su hijo. La diabetes gestacional se produce debido a los cambios hormonales propios del embarazo y se pueden padecerla entre el 5 y el 15 % de las mujeres. En España 9 de cada 100 gestantes desarrollan una diabetes de este tipo y, generalmente, el proceso de detección no se realiza hasta el segundo trimestre. Un control que se realiza por medio del Test de O’Sullivan. Esta “prueba de cribado”, como relata a Hola.com la Dra. Rosa Corcoy, Directora de la Unidad de Diabetes del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (Barcelona), “consiste en una minisobrecarga oral de glucosa (50 gramos) y posterior medición de los niveles de glucosa en sangre (una hora después). Si el resultado está alterado se realiza una prueba confirmatoria con una sobrecarga oral de glucosa de 100 gramos, con una medición de glucosa en sangre anterior a la toma y después de la misma (1, 2 y 3 horas)”.

VER GALERÍA

Tras producirse la detección de la misma es necesario conocer los efectos que esta enfermedad puede tener sobre la madre y el bebé, como asegura nuestra experta: “La principal repercusión se produce sobre el bebé debido a que, en ausencia de tratamiento, se proporciona un exceso de glucosa. Se puede dar un crecimiento excesivo, problemas generados por un parto difícil y dificultades de adaptación del recién nacido, como bajada de azúcar, dificultades respiratorias o ictericia. A largo plazo puede propiciar la presencia de sobrepeso y diabetes en el bebé”. En el caso de la madre, la diabetes gestacional aumenta la probabilidad de tener hipertensión durante el embarazo, parto por cesárea o que persista la diabetes después del alumbramiento.

Además de las preocupaciones que aparecen durante un embarazo tocado por la diabetes gestacional, muchos papás se interesan por las precauciones a tener en cuenta tras el nacimiento del bebé. La primera recomendación, como asevera la Dra. Corcoy, es alimentar al bebé con leche materna, ya que es beneficioso para los dos. En el caso de la mamá se aconseja mantener un estilo de vida saludable (actividad física, dieta específica, descanso, así como evitar los ambientes con humo y, por supuesto, el tabaco). Para el bebé, a largo plazo, se recomienda también que “siga un estilo de vida saludable, como cualquier persona, pero en su caso, con mayor motivo”.