Contrarresta estos alimentos que suben el colesterol con otros que lo bajan

Contrarresta estos alimentos que suben el colesterol con otros que lo bajan

Una buena alimentación es una de las claves para mantener a raya el colesterol, y no hay mejor manera de cumplir con este requisito que conociendo los alimentos que más nos perjudican y los que más nos benefician para este fin.

by Cristina Soria

El aumento de los niveles de colesterol es un problema que afecta a más de la mitad de la población. Mantener unos hábitos de vida sanos es fundamental para evitar que el colesterol malo se dispare y pueda causarnos serios problemas de salud.

Además de la práctica regular de ejercicio, la alimentación que sigamos es clave para cuidarnos y no todos los alimentos nos ayudan a conseguirlo. Por eso, incluye en tu dieta aquellos que bajan los niveles de colesterol y evita los que lo elevan, causando un riesgo para tu salud. 

Estos son los alimentos que te ayudan a bajar el colesterol

Entre los alimentos que no pueden faltar en tu despensa a la hora de mantener unos buenos niveles de colesterol en sangre está la avena. Elige este cereal en su versión integral y conviértelo en tu aliado a la hora de desayunar y de preparar bizcochos o muffins. La fibra soluble que contiene la avena ayuda a reducir la cantidad de colesterol absorbida por el torrente sanguíneo. Este tipo de fibra, que disminuye las proteínas de baja densidad (o LDL), también la puedes encontrar en el salvado de avena, en legumbres como las alubias, o en frutas como la manzana y la pera.

Leer: ¿Por qué no me baja el colesterol?

Los pescados grasos, como el salmón, el atún o la caballa, también son imprescindibles en esta lista, gracias a su riqueza en ácidos grasos omega-3. Estos ácidos pueden reducir el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos y disminuyen la presión sanguínea. No dejes de consumir este tipo de pescados al menos dos veces por semana, y tu salud cardiovascular te lo agradecerá.

VER GALERÍA

Un puñado de frutos secos al día, como las almendras, las avellanas o las nueces, pueden ayudarte a reducir los niveles de colesterol gracias a sus ácidos grasos poliinsaturados. Asegúrate de que no están fritos ni llevan sal añadida, y ya tienes un snack saludable que te llenará de energía en cualquier momento de la jornada.

Y nuestro favorito, el buque insignia de la dieta mediterránea, es el aceite de oliva. Es la opción ganadora para las tostadas, ensaladas, verduras salteadas, etc. por su poderosa combinación de antioxidantes. A ser posible, elige la variedad virgen extra, que está menos procesada y mantiene más propiedades.

Leer: Aliados naturales contra el colesterol

Cuidado con estos alimentos

En el otro lado de la balanza están los alimentos de los que debes prescindir si quieres mantener unos buenos niveles de colesterol en sangre. Los embutidos y fiambres, de consumo tan arraigado en meriendas y aperitivos, deberían estar fuera de tu dieta si padeces hipercolesterolemia, porque contienen proporciones muy elevadas de grasas saturadas y de colesterol. 

Lo mismo ocurre con la casquería, que cuenta con amantes y detractores. Si eres de los que te gusta disfrutar de unos riñones al jerez o de unos sesos de cordero al horno,será mejor que te olvides de ello si tus niveles de colesterol están elevados. En cierto que son ricos en minerales como el potasio y el cobre, además de en vitaminas B12, A y D, pero también lo son en grasas saturadas y colesterol.

La bollería industrial, los productos ultraprocesados y el azúcar también están prohibidos. Los dos primeros son ricos en grasas saturadas e hidrogenadas, además de contener una gran cantidad de azúcar, que hace más agresivo el efecto del colesterol en el torrente sanguíneo.

Los lácteos enteros suelen estar también en el punto de mira, aunque no perjudican tanto como todos los alimentos que hemos mencionado. La mejor opción para que sigas disfrutando de ellos es que elijas las versiones semidesnatadas o desnatadas.

Leer: El parche para tratar el exceso de colesterol ya es una realidad