Familia practicando running

'Coaching parental': exprime tus capacidades para la paternidad

Descubre, de manos de una experta, cuáles son las herramientas claves para el óptimo desarrollo emocional con tus hijos

by Gtresonline

La palabra 'coaching' es un término muy repetido en S.XXI. Afrontar un objetivo determinado y convertirlo en una realidad, utilizando todas nuestras habilidades en óptimo funcionamiento para conseguir nuestro fin, es una de las tareas que más preocupan en nuestra sociedad. Así, este trabajo personal aplicado al trabajo, a las relaciones sociales o al crecimiento personal goza de una gran aceptación en nuestros días, pero… ¿Se puede emplear en la tarea de ser padre? Claudia Bruna, experta en Coaching Parental y autora del libro Descubriendo a Matías nos da las claves de una técnica cuya aplicación en las relaciones entre padres e hijos está siendo muy positiva.

VER GALERÍA

¿Qué es el 'coaching parental'?

Se trata del 'coaching' aplicado a la relación entre padres e hijos. Esta práctica ofrece muchísimas habilidades emocionales y herramientas claves para el desarrollo emocional de nuestros hijos. Habilidades como la presencia, la escucha, el saber preguntar, la paciencia, el autocontrol, la actitud positiva, la comunicación efectiva y la empatía, entre otras… Por ejemplo, la empatía es fundamental para educar a los pequeños de la casa. Si no comprendemos su mundo, su manera de pensar, sus emociones, es muy difícil entenderles y acompañarlos adecuadamente. Esa es una gran parte del trabajo del 'coach'; transformar creencias para apoyar a los padres y que, en lugar de limitar a sus hijos, los empoderen y los hagan más fuertes y felices.

Lee: 'Mi hijo tiene conductas violentas, ¿qué debo hacer?'

¿Cuándo es conveniente comenzar con un ‘coaching parental’?

Se puede comenzar incluso antes de ser padre. Es un hecho que cuanto más nos conocemos a nosotros mismos la forma de afrontar los cambios es mucho más positiva y el coaching nos proporciona un maravilloso aprendizaje sobre nosotros mismo y también con los demás.  Una vez llegados los hijos, la mayoría de las familias vienen a mi consulta cuando ya tienen un problema de diversa gravedad. Si se trabaja en los previos, antes de ser padre o incluso antes de que aparezca el problema, es muy probable que el conflicto nunca aparezca.

VER GALERÍA

En el caso de los papás y mamás trabajadores, ¿qué importancia tiene el 'coaching' en la interacción con los pequeños de la casa?

Tanto en el caso de las mujeres como el de los hombres vivimos en un momento de extrema exigencia. En una conferencia reciente que he ofrecido dirigida a mamás ('Madres trabajadoras, lo mejor de los dos mundos') he desarrollado esta potente problemática. Nueve de cada 10 madres asegura sentirse sobrepasada. Una sensación que vuelcan sobre los hijos y que les hace sentirse arrepentidas. La clave reside en darse cuenta de que, en ocasiones, no es necesario llegar a todo (aplicado tanto a mamás como a papás, para mí es lo mismo). Pedir ayuda es un signo de amor hacia nosotros mismos y al mismo tiempo es un signo que nos ayuda a comprender que somos valiosos sin necesidad de ser perfectos. Para conciliar mejor es necesario trabajar la atención plena en el momento presente, se debe buscar calidad y no cantidad, para ello es fundamental la tarea de priorizar. Un trabajo en el que es muy importante curarse y tener algún espacio para uno mismo. Soltar la exigencia y vivir, disfrutar de los pequeños regalos del día a día, la sonrisa de tu hijo, una llamada de una migo, una visita…