Todo lo que debes tener en cuenta si vas a volar durante el embarazo

Todo lo que debes tener en cuenta si vas a volar durante el embarazo

Realizar un viaje a un destino que nos ilusione puede ser una estupenda forma de pasar el embarazo disfrutando de un tiempo de relax. Sin embargo, si el viaje es en avión debes informarte bien para no llevarte sorpresas.

by Cristina Soria

Si tu embarazo no ha sufrido ningún tipo de complicación, puedes volar durante los primeros meses sin mayor problema. Sin embargo, si tienes la tensión alta, has sufrido sangrados o eres diabética el vuelo puede suponer un esfuerzo considerable, por lo que antes de planificar tu viaje es muy importante que realices una consulta a tu médico especialista, para que evalúe la situación de tu embarazo y te asesore debidamente.

No todas las compañías aéreas mantienen la misma política a la hora de aceptar pasajeras embarazadas, porque para ellos supone una preocupación extra el hecho de que puedas tener un problema en pleno vuelo, en concreto que pudieras dar a luz, por lo que se cuidan las espaldas y cuando el embarazo está entre las 36 y las 32 semanas. Algunas prohíben directamente que vuelen mujeres en estas semanas de gestación y otras piden un informe médico que, por lo menos, certifique que el viaje no supone un riesgo para tu salud y que, por tanto, no puede darse una situación de emergencia médica en pleno vuelo.

Leer: Cuida tu pecho tras el parto y evita complicaciones

Si tienes un embarazo múltiple debes saber que esas 32 semanas descienden a 28 en la mayoría de las compañías, ya que si lo que esperas son gemelos, el plazo para dar a luz se adelantará. Para que este certificado tenga validez es necesario que sea expedido por lo menos con una semana de antelación al vuelo.

VER GALERÍA

De forma general, las aerolíneas low-cost son menos permisivas, y aplican unos plazos más restrictivos. Y por el contrario, las compañías clásicas con un coste mayor dan más margen para que vueles siempre que no estés a una semana de dar a luz, que es el tope en el que, desde un punto de vista médico, está terminantemente prohibido volar.

Si vuelas, hazlo con seguridad y comodidad

Una vez que sabes que va a volar desde cuidarte, hacer que el viaje sea lo más confortable posible y que te suponga el mínimo estrés. Para ello, la ropa es imprescindible: busca las prendas más holgadas y cómodas posible. Lo ideal es seleccionar aquellas prendas que te hacen sentir ligera, que permiten la máxima libertad de tus movimientos y que te llevarías al fin del mundo.

Leer: Las pesadillas durante el embarazo son más habituales de lo que crees

Beber agua e ir al baño será un tándem en tu viaje, así que asúmelo y practícalo con soltura. Mantenerte hidratada es vital, bebe todo lo que necesites y más, aunque eso te haga levantarte continuamente al aseo. Por un lado puede parecerte agotador levantarte, pero si lo miras desde el lado bueno esto te obliga a moverte y hace que tu circulación no se estanque. Además ¿qué más puedes hacer en un avión? Ese será tu ejercicio.

La circulación sanguínea es muy importante para tu bienestar a bordo del avión. Si vas a usar medias, ten en cuenta que los modelos de comprensión son los que más favorecen la circulación, evitan que las piernas adquieran hinchazón y facilitan la sensación de comodidad para moverte en el avión.

Sé precavida y acertarás

Antes de volar, siempre recurre a tu médico y consúltale tu estado. Pero, además, ten en cuenta también las vacunas que debes llevar si vas a volar a un destino lejano y que pueda mantener alguna alerta médica que obligue a tu vacunación. Si estás embarazada, debes tener especial atención a las vacunas, sus plazos y sus efectos secundarios.

Además, hay lugares del mundo en el que se desaconseja totalmente que viajes embarazada, porque existen virus que en tu estado pueden ser especialmente peligrosos como el zika, que causa microcefalia en el feto de las mujeres infectadas, y que se transmite por la picadura de los mosquitos que se localizan en ciertas zonas de África.

Leer: Así cambian tus rutinas de belleza durante el embarazo