Te ayudamos a motivar a tus hijos a la lectura

Te ayudamos a motivar a tus hijos para que sean buenos lectores

Conseguir que un niño lea por iniciativa propia no es tan difícil como parece. Solo necesitas paciencia (mucha) y seguir algunas buenas recomendaciones.

by Cristina Soria

Parece que hay una pauta para inculcar en nuestros el placer de la lectura: si tu hijo te ve disfrutar con la lectura, él también se motivará. Si no percibe que tú lo haces como una obligación, sino como algo divertido que te encanta hacer, ese será un gran incentivo para él. Hasta ahí, todos de acuerdo.

Ahora, es cierto que no todos los adultos leen y eso no implica que sus hijos no vayan a hacerlo. Es posible que muchos grandes lectores durante su infancia y juventud hayan dejado a un lado los libros al hacerse mayores, por un sinfín de razones. Si es tu caso, puedes aprovechar las ganas de hacer que tus hijos amen la lectura para volver a engancharte tú también. Y si no encuentras la forma, aquí tienes unas cuantas buenas ideas.

Cosas estupendas que puedes hacer para motivarles a leer

No podemos pedirte que leas para ti, pero sí que no dejes de leerles, a pesar de que ya lo hagan ellos solos. A tus hijos les gusta pasar tiempo contigo, y eso es algo que ocurre cada vez que les lees. El día menos pensado, casi de la noche a la mañana, su autonomía les hará leer siempre solos. Mientras tanto, disfruta de una de las mejores formas que tienes a tu alcance de crear lazos afectivos, que es la lectura compartida. No solo os permitirá reforzar vuestros lazos afectivos, sino que hará que en ellos crezca el aprecio por la lectura.

Presta atención a sus intereses y busca libros que vayan a captar su atención. A veces las películas que les gustan les acercan a los libros, y viceversa. Deja que ellos elijan sus propios libros, porque seguro que han encontrado algo que les motiva y despierta su interés en aquel que han seleccionado. Para que esto ocurra, nada mejor que visitar juntos librerías y bibliotecas con relax, porque se trata de pasarlo bien.

Leer: Estos cuentos infantiles ayudan a los niños a valorar a quienes son diferentes

Si eres tú la que elige, piensa en tramas que puedan ser interesantes para ellos, adecuándose a su edad. En ese sentido, los libros infantiles suelen estar muy bien clasificados, y te será fácil ajustarte a lo que necesita, tanto por extensión como por contenido.

Y de vez en cuando podéis participar de las muchas actividades y talleres que organizan una gran cantidad de librerías que giran en torno a los libros y la lectura. En más de una ocasión, podréis incluso conocer a los autores de los libros que tanto le han gustado, y podrán firmárselos y saludarles. Esta es una manera preciosa de sentir que ellos también forman parte ya de esos libros.

Leer: Libros infantiles para que sueñen con ser científicos

Cosas que es mejor no hacer si quieres que lea

A veces nos enfocamos mucho en lo que debemos hacer, y descuidamos cosas que sería mejor no hacer a la hora de motivar a un niño a la lectura. Leer no es una tarea escolar que entre dentro del horario de deberes. Es una actividad placentera para la que es bueno que propicies tiempo y espacios, pero no tiene un horario fijo como las actividades extraescolares o el tiempo de estudio.

Por no hablar de que nunca hay que castigar a un niño sin tele, para obligarle en cambio a leer. No hay una forma peor de que asocie la lectura con aquello que no le gusta y le hace pasarlo mal.

Nunca desprecies sus gustos literarios, ni intentes imponerle los tuyos. Julio Verne es un gran escritor, cierto, pero no es necesario que tu hijo lo lea para engancharse a la buena literatura. Déjale disfrutar de todas las buenas novedades editoriales que tiene a su alcance (¡y que nos habría encantado tener en nuestra infancia!). Mientras lea, estás en el buen camino.

Leer: Cuentos infantiles con los que aprender a trabajar la frustración