embarazada

Combate la retención líquidos durante el embarazo con estos tratamientos estéticos

El drenaje linfático y la presoterapia son, según los expertos, las técnicas más eficaces para aliviar la hinchazón en las piernas

by si Gtresonline

El embarazo es una etapa llena de cambios para el organismo de una mujer. Su cuerpo se prepara para la albergar un nuevo ser en su interior algo que, aunque hermoso, lleva asociado múltiples efectos secundarios a nivel físico. Uno de los más habituales es la retención de líquidos, un problema en muchos casos pasajero pero muy incómodo para las gestantes ya que conlleva la hinchazón de piernas, tobillos y pies. Los expertos indican que se trata de un problema mecánico que se produce por una compresión del abdomen a nivel de la raíz de las piernas, de modo que el retorno venoso y linfático de las mismas se ve perjudicado. Sin embargo, esta dolencia puede aliviarse a través de la realización de ejercicio moderado, una dieta específica y también a través de varios tratamientos estéticos, como los drenajes linfáticos y la presoterapia.

Para Andrea Leiva, especialista del salón madrileño The Madroom (themadroom.com) son las técnicas menos invasivas y más recomendables para la eliminación de líquido y toxinas, así como para reafirmar la piel y mejorar su calidad. Tratamientos que aconseja combinar dos veces por semana, sobre todo, a partir de esta época, con la llegada del calor, cuando los efectos de la retención se acentúan aún más.

Leer: Así evitarás las molestias posturales que se producen durante el embarazo

VER GALERÍA

Drenaje linfático

Para la experta, los métodos manuales son los más recomendables durante la gestación, de modo que el drenaje linfático es una de las opciones más adecuadas y con mejores resultados. Es un masaje terapéutico que activa el sistema linfático superior favoreciendo la eliminación de líquidos y moléculas, evitando que se estanquen y mejorando la circulación hacia los ganglios. Se realiza con una técnica de presión muy suave que resulta muy relajante y agradable.

Presoterapia

Es otro de los tratamientos más aconsejables para las mujeres embarazadas siempre y cuando se realice en partes que no afecten al bebé, como las piernas. Esta técnica, consistente en aplicar presiones de aire ascendente en la zona a tratar introduciéndola en un traje neumático dotado de cámaras que se hinchan y deshinchan. Estas ondas de presión otorgan a la corriente sanguínea el impulso que necesita para un rápido retorno al corazón. La sensación y efectos son los mismos que los del drenaje, puesto que su objetivo es activar el sistema linfático y favorecer la eliminación de líquidos y toxinas.

Qué tratamientos se deben evitar

Sin embargo, Andrea Leiva nunca recomendaría la aparatología a la hora de trabajar, como el ultrasonido o la radiofrecuencia porque, ante todo, se debe proteger al bebé. Tampoco los aceites esenciales, ya que son sustancias muy concentradas y durante el embarazo la piel es especialmente reactiva.

En cuanto a las vendas frías, indica que ya no se usan de la misma manera que en el pasado y, en su lugar, se suelen utilizar productos con el mismo efecto, pero sin resultar tan agresivos. El motivo es que los antiguos vendajes suponían un fuerte choque térmico y, debido al cambio hormonal, muchas mujeres no aguantan una temperatura tan baja y, además, pueden provocar cistitis.