Guillermo y Máxima de Holanda con sus hijas

Guillermo y Máxima de Holanda, junto con sus hijas, llenan de sonrisas el Día del Rey más atipico

El soberano, que este lunes cumple 53 años, y su familia han salido a saludar desde el palacio de Huis ten Bosch

by Beatriz Castrillo

El Día del Rey en Holanda, todo el país se tiñe de naranja para festejar la el cumpleaños del soberano. Pero este año, Guillermo de Holanda ha visto como las celebraciones por su 53 cumpleaños se han realizado desde balcones y ventanas y de manera virtual debido a la suspensión de actos públicos debido al coronavirus. A primera hora, las inmediaciones de la residencia oficial del Rey, el Palacio de Huis ten Bosch de La Haya, al que se mudaron el año pasado, se habían llenado de algunos curiosos que querían ver, desde la distancia al monarca y su familia. El soberano, la reina Máxima y sus hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane, han salido a la puerta de su casa para saludar.

VER GALERÍA

PINCHA AQUÍ PARA VER TODAS LAS FOTOS DE LA GALERÍA

Es el primer Día del Rey que se suspende desde 2001, cuando un brote de fiebre aftosa obligó a cancelar el programa. Estaba previsto que la Familia Real hubiera viajado a Maastricht para participar del grueso de los actos, pero finalmente la pandemia ha hecho que los Reyes y sus hijas se queden en Huis ten Bosch. Aún así, con su sonrisa y su buen humor de siempre han salido a saludar con unos looks de lo más alegres y primaverales. El Rey, sin corbata y con traje azul, y la Reina con un conjunto con estampado de flores formando por blusa y pantalón y sandalias. La princesa Amalia, de 16 años, ha elegido un vestido amarillo, acompañado por unas cuñas de esparto y un bolso de mano. Su hermana Alexia, de 14 años, un vestido camisero blanco con cinturón negro y sandalias negras con tacón cuadrado, mientras que la benjamina, Ariane, de 13, ha llevado un diseño de guipur en celeste con unas alpargatas de  esparto.

- Máxima de Holanda lleva su sonrisa y su cercanías a los voluntarios de Cruz Roja

- De la visita de Máxima de Holanda a los espaguetis de Sophie de Wessex, la realeza ayuda en la crisis

VER GALERÍA

A las 10:00 horas, el rey Guillermo ha pronunciado un breve discurso que se ha retransmitido por la televisión pública. “Preferiríamos haber estado en Maastricht con la familia. Allí,muchos han estado trabajando durante meses en unos actos muy especiales y me gustaría agradecerles el gran esfuerzo que habían hecho antes de la triste, pero inevitable cancelación. Como todos los años, esperaba con ansias las imágenes de los canales, las plazas, las calles y ferias, abarraotadas de gente (…) Sin embargo, no debería haber sido así. Me imagino que muchos de vosotros habíais esperado más libertad de movimiento”, ha comenzado diciendo a la vez que ha querido destacar la labor de los sanitarios y la importancia del distanciamiento social. “Lo hacemos por nosotros mismos, pero también para proteger a los más débiles de la sociedad y para que los profesionales de la salud descansen después de muchas semanas de esfuerzo extremo. Merecen descansar para recuperarse y prepararse para los próximos desafíos como será ponerse al día con la atención médica demorada antes de que el virus reaparezca y los hospitales se llenen nuevamente con pacientes con COVID-19. Hoy nuestros pensamientos también están con todos aquellos profesionales que están comprometidos con el coronavirus y no tienen tiempo para el Día del Rey. Gracias por su tremenda dedicación y perseverancia (…) Ahora es tiempo de fiesta. Ojalá este Día del Rey sea inolvidable. Disfrutadlo en la distancia, pero juntos y manteneros sanos”, finalizó el monarca.

VER GALERÍA

A las 16:00 horas, los holandeses brindarán por su Rey desde sus casas y después habrá actuaciones musicales para los mayores, que serán seguidas de grandes éxitos musicales de las décadas de los 80 y 90.Además, desde el salón del ADN, donde el Rey suele recibir en audiencia, la Reina y sus hijas han abierto de manera virtual un mercadillo digital de ropa.

VER GALERÍA

Mientras toda Europa vivía y trabajaba confinada, los Reyes de los Países Bajos han sido los únicos que han salido de Palacio para poder dar sus ánimos in situ a organizaciones que trabajan en primera línea para dar su apoyo a los más vulnerables durante la pandemia. También han teletrabajado desde sus espectaculares despachos, donde han mantenido videoconferencias con representantes de distintos sectores de la sociedad.