Sociedad

La divertida boda de Raquel y Luis en Murcia

La pareja casó el pasado marzo en la iglesia de San Pedro y Nuestra Señora del Carmen, y antes de darse el ‘sí, quiero’, el novio protagonizó un momento muy gracioso

Más sobre:

Luis y Raquel comparten un romántico beso como 'marido y mujer'.
©Miriam Alegría

Raquel López y Luis Macanás se casaron el pasado 24 de marzo en la iglesia de San Pedro y Nuestra Señora del Carmen, en Murcia. Pero su historia se remonta a mucho tiempo atrás.

Fue en 2004 cuando Raquel y Luis se vieron por primera vez. Ambos tenían varios amigos en común, y dos años más tarde, uno de ellos les presentó. Entonces surgió el flechazo.

El 15 de octubre de 2017, Luis celebraba con Raquel el santo del hijo que tienen en común con una comida familiar. Una cita que Luis aprovechó para dar una sorpresa a su novia, y la madre de ésta se convirtió en su cómplice.

Mientras todos disfrutaban de su café en el jardín, la madre de Raquel, Mari Carmen Segura, llamó a su hija. Nada más entrar en la casa, Raquel se encontró con Luis, que había colocado sobre la mesa una pizarra en la que se podía leer: ‘¿Te quieres casar conmigo?’, al tiempo que sonaba su canción favorita, ‘Tú y yo’.

Raquel, emocionada, no pudo contener las lágrimas ante esta proposición, y en cuanto se acercó a Luis, éste se arrodilló y le dio el anillo de compromiso.

Para su gran día, la novia escogió un vestido de ‘Cabotine’, que acompañó de un velo de ‘Emilia modista’.

En su camino hacia el altar, además de su padre y padrino, Trini López, a Raquel le acompañó un pequeño paje, su hijo. Dice que entrar a la iglesia junto a ellos fue de lo más bonito de su enlace, al igual que la entrega del ramo a su madre, Mari Carmen.

Sin embargo, ése no fue el único bouquet de Raquel. Y es que preparó otro ramo de paniculata, una planta de jardín muy común, que en teoría iba a lanzar a sus amigas. Al final, lo dividió en dos: uno se lo regaló a su prima y otro a su cuñada.

Tal y como relata Raquel, el momento más divertido del día fue protagonizado por Luis. Cuando el cura don Ramón le formuló la pregunta de si quería casarse con ella, él la miró y le hizo un gesto negativo. “Casi lo mato” cuenta Raquel, entre risas.

Acto seguido, Luis le sonrió y, por supuesto, pronunció el ‘sí, quiero’.

Tras el acto religioso, los recién casados y sus invitados se dirigieron al ‘Estudio de Ana’, donde festejaron que ya eran 'marido y mujer'. Raquel y Luis dejaron los adornos florales en manos de la ‘Floristería Santi’, y el resto de detalles decorativos fueron organizados por Silvia, la organizadora del estudio.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!