Sociedad

Marta y Toño, nueve años de amor y una pedida de mano inesperada

Toño sorprendió a Marta pidiéndole matrimonio en un restaurante desde donde se podía ver todo París iluminado por la noche

Más sobre:

Toño y Marta, muy felices, ya como 'marido y mujer'.
©Arturo Diluart

Han pasado nueve años desde que Marta Lamata y Toño Sábada se conocieron en el pueblo de San Adrián, en Navarra. Su primer encuentro se produjo en un día muy especial para los habitantes de este municipio: el 24 de julio, conocido como el ‘Día del Navarro Ausente’. Una fecha en la que todos los navarros que viven fuera de la Comunidad Foral se reúnen en su tierra.

Años después, un mes de diciembre, Marta y Toño organizaron una romántica escapada a París. Ya habían estado en la capital francesa en dos ocasiones y, cumpliendo con su particular tradición, lo primero que hicieron fue visitar la Torre Eiffel.

Cuenta Marta que la noche de su llegada habían reservado una mesa en el restaurante ‘El cielo de París’, situado en la Torre de Montparnasse. Este lugar ofrece unas espectaculares vistas de la ciudad, más aún cuando cae la noche, ya que se puede contemplar todo París iluminado.

Al pedir la carta, Marta se encontró una nota sorpresa en la que se podía leer: “¿Quieres casarte conmigo?’. Ella, que no se esperaba en absoluto esta proposición, aceptó, y el pasado 14 de julio, se daba el ‘sí, quiero’ con Toño.

La ceremonia religiosa tuvo lugar en la antigua iglesia de su pueblo, San Adrián, y ninguna canción que amenizó el acto fue elegida al azar.

Los novios contrataron a un cuarteto de cuerda para que interpretase algunos temas con mucho significado para ellos. Así, la ‘Cavallería rusticana’, canción de una ópera que la pareja vio en París, sonó al tiempo que Toño entraba en el templo religioso. Marta, por su parte, lo hizo con ‘Canon’ de Patchellbel, “que siempre se había imaginado que sonaría en su camino hacia el altar”.

Toño lució un traje de ‘Cuadrado Pamplona’, mientras que Marta escogió un vestido de ‘Atelier Pronovias’. En realidad, el modelo de Marta combinaba un vestido y una falda de la que se enamoró a primera vista. La novia completó su conjunto con una capa de tul de seda que ella misma diseñó con la ayuda de su madre, Pilar Franco.

Con respecto a su ramo, Marta siempre tuvo claro cómo sería. Un bouquet lleno de peonías blancas –su flor favorita-, que acompañó de unos eucaliptos y unas pequeñas rosas del mismo color que las peonías.

El hotel Villa Castejón, a tan sólo 20 minutos de la iglesia de San Adrián, se convirtió en el escenario del banquete y la posterior fiesta. La propia Marta ejerció como su wedding planner, decorando uno de los salones en tonos verdes y dorados.

Allí, Marta y Toño compartieron junto a sus seres queridos esta importante celebración, en la que no faltaron las lágrimas de emoción. El discurso que los recién casados ofrecieron al comienzo de la fiesta conmovió a los presentes y, sobre todo, al padre de Marta, Jesús Lamata.

Pero también hubo momentos muy divertidos. Tal y como explica Marta, su abuela Loren, de 86 años, quiso coronarse como la reina de la pista, y no dudó en competir con uno de los mejores amigos del novio por el título. Loren demostró sus grandes dotes de bailarina al ritmo de música latina, y los invitados no dudaron en aplaudir su increíble actuación.

La aparición estelar del enlace llegó de la mano de las amigas de Marta y sus divertidos flotadores de flamenco, mientras animaban a los asistentes a ‘Levantar las manos y mover la cintura’, como pedía la conocida canción que sonaba de fondo.

La fiesta continuó en el jardín de Villa Castejón, aprovechando que la “temperatura era perfecta y hacía un tiempo soñado”. Un día que, sin duda, ni Marta ni Toño olvidarán.

 

 

Si tú también quieres compartir tu fiesta con nosotros, aquí puedes hacerlo.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!