Sociedad

La reina Sofía y la princesa Irene de Grecia, dos invitadas de lujo a un concierto muy especial

La Reina y su hermana asistieron ayer a la actuación que ofrecieron los jóvenes talentos del centro de música húngaro Snétberger en el Casino Gran Madrid

Tras el concierto, la reina Sofía conoció a los jóvenes músicos del centro Snétberger, que se mostraron "muy entusiasmados" de poder saludar a doña Sofía.
©Marta de los Ríos/ Embajada de Hungría en España

La música clásica es, sin duda, una de las grandes pasiones de la reina Sofía y su hermana, la princesa Irene de Grecia. Por ello, es habitual ver tanto a la Reina como a la Princesa en numerosos conciertos y, sin ir más lejos, hace tan sólo unas semanas, ambas acudían al organizado por la agencia EFE para conmemorar su 80º aniversario.

Ayer, doña Sofía y doña Irene volvieron a asistir, juntas, a una nueva cita musical que además tenía un trasfondo solidario. Se trataba del concierto de los jóvenes talentos del centro musical húngaro Snétberger. Una fundación creada en 2011 por el guitarrista Ferenc Snétberger con el objetivo de ayudar a que jóvenes desfavorecidos desarrollen su faceta artística. La mayoría de estos chicos son de origen romaní –al igual que Snétberger-, y viven en zonas rurales donde apenas encuentran oportunidades para estudiar música.

A través de este centro, el popular músico de jazz, considerado ‘embajador del talento húngaro’, ha conseguido que más de 50 jóvenes puedan dedicarse a la música y formen parte del círculo cultural de su país.

“Éste es un lugar donde interactuamos como familias musicales, aprendemos los unos de los otros, la música es lo que más nos importa, es aquello que nos conecta, la fuente de la alegría y del amor, y es lo que nos une. Es lo único que cuenta: la música, ante todo”, apunta Snétberger.

Y algunos jóvenes talentos de este centro, Béla Lakatos, Lizett Kozák, Lászlo Horváth, Diána Danyi, Balázs Német, Orsolya Janszo, Benjámin Urbán, Elemér Fehér, Norbert Sándor y Ali Jian, así lo demostraron. Todos ellos viajaron desde Hungría hasta Madrid para subirse al escenario del Casino Gran Madrid, donde se celebró el concierto.

Tras la actuación, la reina Sofía y la princesa Irene quisieron conocerles en persona y, tal y como señalan desde la Embajada de Hungría en España, los artistas se mostraron "muy entusiasmados" al poder saludar a la Reina y a su hermana.

Enykö Györi, embajadora de Hungría en nuestro país, Enrique Barón Crespo, antiguo presidente del Parlamento Europeo y presidente de la fundación Yehudi Menuhín, y Sonia Catris, vicepresidenta de la asociación ‘Mundo en Armonía’ –la organización que preside la princesa Irene-, fueron algunas de las personalidades que también se encontraban entre el público asistente.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!