Sociedad

Rocío y Francisco: un 'sí, quiero' bajo la lluvia sevillana

El día de su boda se cumplieron todos los pronósticos, pero ni el agua que cayó sobre su pueblo natal, Olivares, pudo empañar su romántica boda

Más sobre:

Francisco y Rocío, besándose a su salida de la pequeña ermita de Olivares, en Sevilla, donde se casaron.
©Sweet Studio

Francisco López y Rocío Toscano se conocían de vista, pero nunca habían intercambiado una palabra. Ambos vivían en el mismo pueblo sevillano de Olivares hasta que hace cinco años surgió el amor entre ellos.

Para celebrar su aniversario de novios, Francisco invitó a Rocío a cenar a un restaurante. Lo que ella no sospechaba era que al final de la velada, le esperaba una sorpresa. A la hora de pedir el postre, Francisco le entregó una carta y una caja que escondía un anillo. Entonces le formuló la gran pregunta: ‘¿quieres casarte conmigo?’

“Todavía me tiemblan las manos” cuenta Rocío, que aceptó la proposición muy emocionada. El 7 de abril del año pasado, ella y Francisco se daban el ‘sí, quiero’ en una ceremonia religiosa que tuvo lugar en una pequeña ermita del Rocío situada en su pueblo.

La novia dejó la confección de su vestido en manos de la diseñadora Ana de ‘Mariana Medina moda’, y confió su tocado a la ‘Tavieletta’. El novio, por su parte, lució un traje elaborado en el municipio de Vértice –Sevilla-.

Tal y como relata Rocío, en este día tan especial para ella no podía faltar su mejor amiga, Macarena, con quien mantiene una gran amistad que comenzó incluso antes de que nacieran. Y es que sus padres, además de pasar por el altar el mismo día, disfrutaron de su luna de miel juntos. Por todo ello, Rocío decidió que Macarena debía ser su testigo en la boda.

Sin embargo, uno de los momentos más emotivos del acto llegó de la mano de la hermana de Francisco, Teresa López, cuyo discurso hizo llorar tanto a los recién casados como a sus invitados.

Tal y como venía advirtiendo el parte meteorológico, aquel día se esperaban lluvias, y al mediodía se confirmaron los pronósticos. Aun así, ni el agua pudo impedir que Francisco y Rocío disfrutasen de su gran boda: “nos montamos en el coche, riéndonos, y nos fuimos para la Hacienda Tierra Blanca”. Este lugar, ubicado en un municipio cercano a Olivares, Salteras, acogió el posterior banquete y fiesta del enlace.

Allí, Francisco y Rocío festejaron con sus seres más queridos que ya eran ‘marido y mujer’. Sobre todo, cuando se convirtieron en los reyes de la pista al son de la música de dj Abraham de Sur, que hizo bailar a todos los asistentes. Ni pequeños ni mayores pudieron resistirse y se unieron al ritmo de los novios, compartiendo con ellos su felicidad.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!