Sociedad

Leticia y Eloy, una boda para recordar

Tras cinco años juntos y una hija en común, se dieron el ‘sí, quiero’ el pasado mes de octubre en el pueblo de Don Benito, en Badajoz

Más sobre:

Leticia y Eloy se besan en el Castillo de la Encomienda, en Badajoz.
©Sánchez Miranda

Recuerda Leticia Sastre que su historia con Eloy Moral, su actual marido, surgió un 7 de agosto de hace cinco años. Se enamoraron, y desde entonces, caminan “siempre de la mano”.

Después de un tiempo, Eloy se encargó de organizar un viaje a Roma. Lo que Leticia no podía imaginar era que su novio le había preparado una increíble sorpresa durante su visita a la ciudad eterna. Una noche, Eloy le pidió que se vistiera lo más rápido que pudiese, y en un tiempo récord -20 minutos-, Leticia ya estaba lista para subirse al taxi que les llevaría al embarcadero de la ciudad.

Pero a su llegada, Eloy descubrió que su barco ya había partido… y, por tanto, se quedaron en tierra. Aunque no pudieron disfrutar del romántico paseo por el Tíber planeado, decidieron pasear en dirección a la Ciudad del Vaticano. Una vez llegaron a su nuevo destino, Eloy se arrodilló ante Leticia y le pidió matrimonio. Una proposición a la que ella respondió con una frase que ya han hecho suya: “Siempre tuya, siempre mío, siempre juntos”.

Su ‘sí, quiero’ tuvo lugar el pasado 13 de octubre en la iglesia de Santiago de Apóstol, en el pueblo de Don Benito, en Badajoz (Extremadura).

Leticia lucía un vestido y un velo de ‘Pronovias’. Su ramo, de hortensias azules con detalles de flores en color marsala, fue confeccionado por la ‘Floristería Florusta’.

Joaquín Sastre, su padre, ejerció de padrino, pero en su camino hacia el altar también le acompañó una persona muy especial: su hija de dos años, que se convirtió en la perfecta 'damita de honor'.

“Nunca olvidaré lo que sentí al ver a mi marido en el altar con lágrimas en los ojos mientras escuchaba a nuestra hija gritar ‘¡Papá!’. Ese momento fue mágico e inolvidable”, rememora.

Finalizada la ceremonia religiosa, que fue oficiada por el párroco don Fermín Solano, a los recién casados y sus invitados les tocaba celebrar la especial ocasión. El lugar elegido fue el hotel-cortijo Santa Cruz, en el municipio de Villanueva de la Serena, un lugar ubicado a orillas del río Guadiana y próximo a la histórica ciudad de Mérida.

Allí, Leticia y Eloy bailaron y cantaron junto a sus seres queridos, entre ellos, Sandra Sastre, la hermana de Leticia. Según apunta la propia Leticia, ella es “la persona más importante de su vida”. Y Sandra no sólo le dedicó unas emotivas palabras a su hermana en este día tan excepcional, sino que además se encargó de ayudarla con toda la decoración del espacio.

La novia tampoco se olvidó de rendir homenaje a su madre. En su recuerdo, quería lanzar unos globos al cielo. Sin embargo, debido a un fallo técnico, los globos se quedaron en el suelo. Un contratiempo que no evitó que Leticia ofreciese un pequeño discurso a esa persona que, aunque no podía estar con ellos, sí estuvo presente en sus corazones.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!