Sociedad

La boda de Alba y Mathieu en el Palacio de los Córdova de Granada

La pareja celebró su enlace en este edificio con siglos de historia y que se sitúa a los pies de la Alhambra

Más sobre:

Mathieu y Alba comparten un romántico beso tras su 'sí, quiero'.
©True Romance Photo

Alba Calatayud y Mathieu Vally se casaron el pasado 7 de julio en la Parroquia del Salvador, situada en el Albaycín de Granada, el antiguo barrio árabe de la ciudad.

Aunque ella es granadina y él francés –creció en la isla caribeña Martinica-, sus caminos se cruzaron en Madrid. Alba y Mathieu, que se encontraba de Erasmus en la capital, coincidieron en una clase de ‘Comunicación y gestión de moda’ en el Centro Universitario Villanueva donde estudiaban. Y así fue como surgió el amor entre ellos.

Sin embargo, no sería Madrid el escenario de su pedida de mano, sino Sierra Nevada –en Granada-. Después de una romántica cena en una terraza con vistas a esta montaña –una de las más altas de la Península Ibérica-, se comprometieron y decidieron pasar por el altar.

Ricardo Magro, amigo de la familia de la novia, fue el encargado de oficiar la ceremonia religiosa en la que Alba y Mathieu se dieron el ‘sí, quiero’. Ella, vestida con un sencillo modelo de la diseñadora Marcela Mansergas, caminó hacia el altar acompañada de su padre y padrino de la boda, Emilio Calatayud. Y Mathieu, por su parte, llegó a la iglesia junto a su madre, Corinne Vally, madrina del enlace.

Los recién casados celebraron su unión en el Palacio de los Córdova, un edificio del siglo XVI rodeado de jardines y huertas. En este marco de ensueño, a los pies de la Alhambra, Mathieu y Alba, ya como ‘marido y mujer’, reunieron a sus seres más queridos.

La pareja quiso agradecerles a todos ellos su presencia de una forma muy peculiar. Mathieu, en vez de dirigirse a los invitados en su lengua materna –el francés-, lo hizo en español, mientras que Alba se atrevió a hablar en el idioma de su esposo.

Pero el momento más divertido para ellos fue, sin duda, la entrada a la cena. Los novios se pasearon por todas las mesas bailando la canción del grupo 'Sunstroke Project' Hey Mamma, y muchos de sus invitados se unieron a la fiesta que tan sólo acababa de comenzar.

Pero también se vivieron momentos muy bonitos y emotivos en el palacio granadino. En recuerdo de la madre de Alba, Azucena Ortega, le entregaron a su madre –y abuela de la novia-, Petra Rodríguez, la flor que comparte nombre con su hija: una azucena.  

 

 

Tú haces la sección de Sociedad. Si quieres compartir tu fiesta con nosotros, aquí puedes hacerlo.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!