Sociedad

Rocío y Antonio: una boda alicantina con aire mediterráneo

Se conocieron hace más de diez años, y el pasado octubre pasaron por el altar en una emotiva boda, que se celebró en el Monasterio de la Santa Faz de Alicante

Más sobre:

Rocío recuerda que el momento más bonito de su boda fue cuando llegó al altar e intercambió las primeras miradas con Antonio.
©La Kuriosa

Año 2006. Una noche de hogueras en Alicante, Antonio Muñoz y Rocío Clemente se conocen gracias a una amiga que ambos tenían en común. Tras una larga conversación, estos dos adolescentes se dan su primer beso, y el flechazo que sienten es tal, que acuerdan verse al día siguiente. Pero lo que ni él ni ella se pueden imaginar es que esta magia no es cosa de un día. Lo suyo es algo más, y desde ese día, Antonio y Rocío caminan juntos e incluso tienen una hija, Rocío, de dos añitos. 

Nos cuenta Rocío que después de bautizar a su pequeña el 14 de octubre de 2017, Antonio reunió a todos sus familiares para mostrarles varios vídeos de su hija. Cuál fue su sorpresa que, en realidad, lo que su novio había organizado era una presentación con fotos y vídeos que resumían sus 12 años de noviazgo, mientras sonaba una canción que él mismo había compuesto, y que culminaba con una gran pregunta: '¿Quieres casarte conmigo?'

Entonces, Antonio apareció con un ramo de flores y un anillo ante Rocío, quien, entre lágrimas, aceptó su propuesta.

El pasado 20 de octubre llegaba su gran día. Antonio y Rocío se casaban en el Monasterio de la Santa Faz de Alicante. Vestida con un modelo de Rubén Hernández, Rocío caminó hacia el altar acompañada de su padre, Juan Manuel Clemente, y su hija Rocío. Ese momento en el que la pareja intercambió sus primeras miradas fue para la novia el momento 'más bonito' de los muchos que estaban por llegar.

Una vez se dieron el 'sí, quiero', los recién casados celebraron su enlace en la 'Finca el Belon', que se inspira en el aire mediterráneo de La Toscana italiana. Allí, Rocío y Antonio congregaron a sus seres queridos en una fiesta que no había hecho más que comenzar con su divertida entrada al banquete -con coreografía incluida-, y que terminó con las emotivas palabras que les dedicaron varios amigos.

Según recuerda Rocío, el elemento inesperado fue el tiempo. "Estuvimos toda la semana preocupados porque anunciaban gota fría -tormentas- en Alicante, así que finalmente decidimos montar el banquete debajo de una carpa". Sin embargo, sus planes se fueron al traste cuando su wedding planner, Eva Marco, les anunció que el viento era tan fuerte que había cedido un poste de la carpa, y que ésta no aguantaría para la comida. Había que trasladar todo. 

Con la ayuda de invitados y los camareros de la finca, lograron mover todas las mesas y sillas al jardín, y en muy poco tiempo, consiguieron montar la decoración de nuevo. Y, de esta manera, tdoo quedó en "40 minutos de agobio y, afortunadamente, no llovió ni una gota".

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!